William Shakespeare podría entrar en la difusa nómina de precursores de la ciencia-ficción (sección “retrofuturismo”) si nos atenemos