Una idea que expone en uno de sus libros el neurocientífico David Eagleman, director del Laboratorio de Percepción