Crímenes de plomo y cadmio


Título: Ojo de pez

Autor: Antonio J. Ruiz Munuera

Editorial: Juventud (2017).


En 1986, el intenso drama social y medioambiental que se libraba en la sierra minera de Cartagena y La Unión tocó uno de sus puntos culminantes. La comarca era, desde los años 60, la mayor explotación minera a cielo abierto de Europa, y la bahía de Portmán, la zona más degradada por esa clase de actividad de todo el Mediterráneo, con el visto bueno de sucesivas Administraciones públicas, tanto en dictadura como en democracia. El 1 de Agosto de aquel año, miembros de Greenpeace se encadenaron a los tubos que estaban arrojando a la bahía, desde 1959, metales pesados (como cadmio y plomo) y productos empleados para el lavado del mineral, lo que hacía de aquella demarcación también el vertedero más grande del Mediterráneo (más de 60 millones de toneladas de esas poco recomendables sustancias fueron vertidas entre 1959 y 1990) con una consecuencia inmatizable: la desaparición hasta el día de hoy, bajo todo ese material, de la bahía de Portmán, el viejo Portus Magnus de los romanos.

In medias res de todo eso arranca el relato de ficción de Ruiz Munuera, que, adoptando las hechuras de la novela negra y recalando en los distintos niveles de la crónica, sirve un fresco de la situación, salteado con rasgos estilísticos y formales donde sentir homenajeados a Vázquez Montalbán y Pérez Reverte, para empezar.

Sobre aquel fondo real, el relato sirve una intriga criminal con un recorrido que deja sitio para la escena costumbrista y todo tipo de referencias locales (la gastronómica, en primera línea) tocando ciertos puntos sensibles y afrontando el envite de vestir escenas de ese pasado reciente con personajes no del todo imaginarios. Junto a otros que no lo son en absoluto.

“Ojo de pez” ha sido galardonada con el XX premio Nostromo, que convocan la Asociación de Amigos de Nostromo y la propia editorial Juventud, bajo el epígrafe “La aventura marítima”.

A diferencia de los crímenes del relato, la bahía de Portmán sigue pendiente de algo que la ponga a brillar de nuevo a la luz del sol. (D.M.)