Descubren los misterios de la migración de las anguilas, una de las más desconocidas del reino animal


Por primera vez rastrean el recorrido que siguen las anguilas
♦ Han marcado más de 700 ejemplares y han podido seguir detalladamente el viaje de 80 anguilas europeas
♦ Los resultados pueden mejorar la conservación de esta especie que está en peligro crítico de extinción

1) Los doctores Julian Metcalfe (UK) y Kim Aarestrup (Dinamarca), miembros del equipod e investigadores, marcan las anguilas con transmisores en la Albufera de Valencia . 2) Uno de los modelos de transmisor que han utilizados para la investigación. 3) Suelta de ejemplares en el mar Mediterráneo. (Javier Lobón-Cerviá)

1) Los doctores Julian Metcalfe (UK) y Kim Aarestrup (Dinamarca), miembros del equipo de investigadores, marcan las anguilas con transmisores en la Albufera de Valencia. 2) Uno de los modelos de transmisor que han utilizados para la investigación. 3) Suelta de ejemplares en el mar Mediterráneo. (Javier Lobón-Cerviá)

(Madrid, 5 de octubre de 2016). Con unos 8.000 km de longitud, la ruta migratoria de las anguilas europeas, Anguilla anguilla, es una de las más largas y desconocidas del reino animal. Este estudio, que publica hoy la revisa Science Advances, detalla esta travesía y desmiente algunas creencias que se tenían sobre el comportamiento de esta especie. Tras más de diez años, un grupo de investigadores europeos, entre los que se encuentra Javier Lobón-Cerviá del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC), ha desvelado cómo las anguilas viajan desde el continente europeo hasta el Mar de los Sargazos.

El área de distribución de las anguilas se extiende desde la península de Kola, al norte de Rusia, por todas las cuencas de ríos europeos y del Mediterráneo hasta el Mar Negro y las Islas Canarias. Cuando apenas miden dos centímetros, las crías de las anguilas, las angulas, viajan desde el Mar de los Sargazos hasta los ríos europeos donde viven entre cinco y 20 años y sufren dos metamorfosis antes de convertirse en ejemplares adultos. Antes de morir, recorren los miles de kilómetros que las separan del lugar donde nacieron para desovar.

Para este proyecto de investigación, en el que colaboran 12 países europeos, los investigadores colocaron transmisores a 707 anguilas adultas (de al menos 2 kg para evitar interferir a los animales), que soltaron en diversas localidades del continente europeo. Una vez que los peces fueron liberados en el mar, comenzaron a recibir datos de 206 transmisores y pudieron seguir detalladamente el viaje de 80 ejemplares.

Nuevos datos, nuevos recursos de protección

“Gracias a las señales de los transmisores hemos descubierto que siguen una rutina a la hora de trasladarse. Por el día se mueven en las profundidades del océano y, al llegar la noche, continúan su viaje en aguas menos profundas”, explica Lobón-Cerviá. “También hemos comprobado que la velocidad media fue de entre 3 y 47 km diarios, lo que hace imposible que todas lleguen a su destino en primavera”, continúa el investigador del MNCN.

Frente a lo que se creía hasta ahora, no todas las anguilas realizan este recorrido en cuatro meses para desovar simultáneamente, sino que muchas tardan hasta un año en llegar. En concreto, la duración media del viaje de las anguilas marcadas ha sido de once meses.

Asimismo, gracias a los datos relativos a la supervivencia de las larvas en el Mar de los Sargazos, han comprobado que el desove se prolonga desde diciembre hasta Febrero. “Los datos obtenidos en el estudio nos han ayudado a aclarar muchos detalles de esta compleja migración, mejorando significativamente nuestro conocimiento sobre la dinámica de su población. Este trabajo nos ayudará a mejorar de manera sustancial las estrategias de conservación y gestión de la especie para poder protegerla”, concluye Javier Lobón-Cerviá.

La resolución de un misterio biológico

Las anguilas ya llamaron la atención de Aristóteles que aseguraba que “provenían de las entrañas de la Tierra”. Pero no fue hasta principios del siglo XX cuando el biólogo danés Johannes Schmidt descubrió que se reproducían en el Mar de los Sargazos. Desde aquel descubrimiento nadie ha capturado ningún ejemplar en mar abierto, las anguilas migran hacia el mar en otoño, y no se vuelve a saber de ellas hasta que sus crías retornan a los ríos que un día abandonaron sus progenitores.

Gracias a los datos obtenidos, han logrado esclarecer cómo se produce el misterioso viaje de las anguilas, han documentado los ataques que sufren por parte de ballenas, tiburones y atunes y han descubierto que, en lugar de una ruta directa, siguen diferentes estrategias migratorias. (Comunicación-MNCN)