El cambio climático: la gran amenaza ambiental del siglo XXI


 

CAYETANO GUTIÉRREZ PÉREZ. Catedrático de Física y Química, divulgador científico, escritor, y conferenciante. (disfrutalaciencia@ono.com, @disfrutalacienc)

CAYETANO GUTIÉRREZ PÉREZ.
Catedrático de Física y Química, divulgador científico, escritor, y conferenciante. (disfrutalaciencia@ono.com, @disfrutalacienc)


 

(Publicado en Julio 2015)

Los impactos del calentamiento global son visibles en todos los continentes y océanos, según el último informe (V Informe: AR5, de 2013), del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), que dibuja un panorama futuro muy lúgubre, si los líderes mundiales no actúan a tiempo. De no adoptar medidas, durante el siglo XXI aumentarán los desplazamientos de poblaciones, sobre todo en zonas litorales, que se verán afectadas por la subida del nivel del mar, las inundaciones y la erosión de las costas. El informe también alerta sobre el descenso de las cosechas, la extinción de especies, la degradación de los ecosistemas, e incluso el riesgo de que se produzcan conflictos violentos o guerras civiles.

Quinto informe de Naciones Unidas sobre el clima (ar5)

El IPCC publica sus informes de Evaluación cada seis años (desde 1990). El V Informe (AR5), principalmente pensado para los representantes políticos, reúne las evidencias científicas de los últimos seis años.

El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático es un organismo científico adscrito al Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático es un organismo científico adscrito al Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

En esta edición, han participado 831 expertos de 85 países. El AR5, está estructurado en cuatro partes y comenzó a ver la luz en 2013.

Conclusiones del Grupo de Trabajo I

El informe del Grupo I, del IPCC (AR5) divulgado en septiembre de 2013, dado a conocer el 27-9- 2013, en Estocolmo (Suecia), concluyó que la actividad humana es la responsable del cambio climático. Ese informe de la primera parte, sobre las bases científicas, reafirmó que el cambio climático actual está causado por las actividades humanas y que se está acelerando rápidamente. Solo en ese capítulo participaron 259 autores de 39 países, y sus datos y conclusiones fueron revisados por miles de expertos de todo el mundo en distintas materias. En lo que se refiere a publicaciones científicas, estos informes suponen una de las más revisadas, controladas y corregidas que se puedan concebir.

Los científicos tienen cada vez más claro (el 95%) que los humanos son los principales causantes del cambio climático

Los científicos tienen cada vez más claro (el 95 %) que el ser humano es el principal actor del cambio climático y advierten de que los daños causados hasta ahora por las emisiones (subida del nivel del mar, acidificación de los mares o fundición de los glaciares…) se mantendrán durante siglos si los Gobiernos no se conciencian de que el calentamiento es real y muy grave, y no toman ya medidas drásticas para combatirlo, porque ya hay efectos con los que conviviremos al menos 1.000 años. Dependiendo del escenario, entre el 15 % y el 40 % del CO2 emitido puede quedarse ya en la atmósfera. Según sus previsiones, el nivel del mar podría subir entre 26 y 82 cm y la temperatura aumentar de 1,5 a 4,8 °C a finales de siglo.

El nivel del mar podría subir entre 26 y 82 cm y la temperatura aumentar de 1,5ºC a 4,8 ºC a finales de siglo XXI

Entre las conclusiones principales del Grupo I, destacan:

● Nivel del mar: “Como el océano se calienta, los glaciares y las capas de hielo se reducen, el nivel del mar seguirá aumentando a nivel mundial, pero a un ritmo más rápido que hemos experimentado en los últimos 40 años” dijo Qin Dahe, vicepresidente del grupo de trabajo I, del IPCC. Las previsiones apuntan a una subida para 2100 que va de los 26 a los 82 cm. La horquilla es mayor de la que se estimaba en 2007 (18 y 59 cm).

● Papel del ser humano: El trabajo dice que es muy factible, con una probabilidad de al menos el 95 %, que las actividades humanas sean la causa predominante del calentamiento global en el siglo XX. Este aspecto ha aumentado con respecto al último estudio, de 2007, en que la probabilidad la situaban en el 90 %. En el de 2001,estaba en un 66 %.

● Cambios en el clima: Desde 1950, muchos de los cambios observados no tienen precedentes en décadas o milenios. La atmósfera y los océanos se han calentado, las cantidades de nieve y hielo han disminuido, los niveles del mar han crecido, y las concentraciones de gases de efecto invernadero han crecido. Cada una de las últimas tres décadas ha sido sucesivamente más cálida y las olas de calor serán más frecuentes y duraderas con una probabilidad del 90 %, la superficie de la tierra ha estado mucho más caliente que cualquier década precedente a 1850. Entre 1880 y 2012, el aumento estimado de la temperatura ha sido de 0,85 °C. Los científicos creen probable que suba a finales de siglo al menos 1,5 °C, con respecto a la era preindustrial, aunque los escenarios más pesimistas elevan el aumento a 4,8 °C.

Entre 1880 y 2012, el aumento de la temperatura ha sido de 0,85ºC

● Océanos: Se ha calentado la parte superior de los océanos, desde la superficie a los 700 m de profundidad, desde 1971 hasta 2010.

● Hielos: En las últimas décadas, los bloques de Groenlandia y del Antártico han ido perdiendo masa, mientras que los glaciares continúan menguando.

● Carbono: Las concentraciones en la atmósfera de CO2, metano y óxido nítrico han crecido hasta niveles sin precedentes al menos en los últimos 800.000 años. La concentración de CO2 ha crecido un 40 % desde los tiempos preindustriales, principalmente por las emisiones de combustibles fósiles. Los océanos han absorbido el 30 % de CO2 produciendo la acidificación de los mares.

● Irreversibilidad: Muchos aspectos del cambio climático persistirán durante siglos aunque las emisiones de CO2 se detengan. Las temperaturas permanecerán a niveles elevados durante siglos.

(Fuente: NOAA/EL PAÍS)

(Fuente: NOAA/EL PAÍS)

Conclusiones del Grupo de Trabajo II
El IPCC daba a conocer, el 31-3-2014, en Yokohama (Japón) la segunda parte del AR5 (de las tres partes que lo forman), elaborada por el Grupo de Trabajo II (GTII), y centrada en los impactos del cambio climático, vulnerabilidad y adaptación.

El Grupo II presenta su revisión sobre sus impactos, la vulnerabilidad de los territorios y las posibilidades de adaptación. Entre las conclusiones principales del Grupo II, destacan:

● Conflictos: El cambio climático aumentará los refugiados del clima, al desplazarse poblaciones, especialmente en países en vías de desarrollo, aumentando el riesgo de conflictos violentos entre comunidades.

● Más pobreza: Las personas más pobres serán las más afectadas, porque les afecta más directamente en sus medios de vida, en la reducción de las cosechas, en la destrucción de sus viviendas, la escasez económica para comprar comida más cara y la inseguridad alimentaria.

● Costas: La subida del nivel del mar provocará inundaciones y erosión del litoral.

● Seguridad alimentaria: El calentamiento global, la subida del nivel del mar y los cambios en las precipitaciones afectarán negativamente a las tierras cultivables. Los principales cultivos (trigo, arroz y maíz), en las regiones tropicales y templadas, se verán afectados negativamente si la temperatura sube más de 2 °C y no se toman medidas de adaptación.

● Salud: Mayor mortandad relacionada con el calor y menor con el frío en algunas zonas. Hasta la mitad del siglo XXI, el impacto consistirá en el agravamiento de problemas de salud ya existentes. A más largo plazo, empeorará la salud en regiones de países en desarrollo.

● Océanos: El mayor calentamiento (provoca desplazamiento de especies marinas, como el bacalao atlántico hacia latitudes polares), acidificación y deficiencia de oxígeno.

● Ecosistemas: Algunos hábitats únicos y amenazados ya están en peligro debido al cambio climático. Si la temperatura media sube 1°C más, aumentará el riesgo de “consecuencias graves”. Con una subida de 2°C, el riesgo se ampliará a muchas especies con capacidad de adaptación limitada, especialmente en los arrecifes de coral y el Ártico.

● Medio rural: Peligro para las zonas rurales debido al acceso insuficiente al agua potable y de riego, y del descenso de la productividad de las cosechas.

● Acceso al agua: Los recursos de aguas superficiales y subterráneas renovables se reducirán significativamente en la mayoría de las regiones subtropicales.

Conclusiones del Grupo de Trabajo III

El Panel Intergubernamental de la ONU sobre Cambio Climático (IPCC) advirtió, el 13-4-14, en Berlín, en su informe del GRUPO III, llamado Cambio Climático 2014: Mitigación del Cambio Climático, de que “sólo un gran cambio institucional y tecnológico, regado con inversiones sustanciales, puede contener la subida de las temperaturas por debajo de los 2 °C”. Además, advierten que tan solo quedan 15 años para hacer ese esfuerzo intenso antes de que detener el cambio climático sea tremendamente costoso y sus consecuencias desastrosas.

Sólo un gran cambio institucional y tecnológico, regado con inversiones sustanciales, puede contener la subida de las temperaturas por debajo de los 2ºC

En la última década (2003-2013), las emisiones de G.E.I. han aumentado 10 gigatoneladas (109 t), más que en cualquier década anterior desde la era preindustrial, según el informe. Y el aumento proviene principalmente del sector energético (47 %), la industria (30 %) y el transporte (11 %). Según Pachauri, estos son los sectores en los que se deben centrar los esfuerzos de mitigación, si de verdad se quiere limitar el aumento de temperatura a 2 °C para el año 2100, como se acordó en la Cumbre del Clima de Cancún.

De 2003 a 2013, las emisiones de G.E.I. han aumentado 109 toneladas, la mayor desde la era preindustrial, procedentes del sector energético (47%), industria (30%) y transporte (11%)

El científico alemán Ottmar Edenhofer, copresidente del GRUPO III del IPCC, declaraba el 12-4- 2014, en Berlín, que contener la subida de las temperaturas por debajo de los 2 °C pasa por reducir sustancialmente las emisiones de gases que provocan el efecto invernadero, del 40- 70 % en comparación con 2010, para mediados del siglo, y casi a cero para finales de siglo.

El expresidente de IPCC, Rajendra Pachauri (dcha.), y Ottmar Edenhofer, copresidente del IPCC.

El expresidente de IPCC, Rajendra Pachauri (dcha.), y Ottmar Edenhofer, copresidente del IPCC.

Cualquier retraso en su puesta en marcha implicará un mayor coste y el empleo de técnicas más peligrosas. Las medidas exigen la reducción de emisiones ligadas a la producción y consumo energético (industria, transporte, agricultura, vivienda…), frenar la deforestación y fomentar la reforestación, pasando por un cambio de las pautas individuales de conducta. Necesitamos tecnologías bajas en carbono como las renovables, o la eficiencia energética, ha asegurado Edenhofer. “Sin medidas de mitigación extraordinarias, si seguimos haciendo lo mismo que hasta ahora la temperatura aumentará entre 3,7 y 4,8 °C este siglo”.

Dejar la concentración de CO2 en la atmósfera en 450 ppm (partes por millón) para final de siglo (en la actualidad roza las 400 y su ritmo de aumento actual es de unas 10 ppm cada año), lo que se consideraría el nivel de seguridad, implicaría una reducción de la tasa de aumento del consumo global de un 0,06 % cada año. “La mitigación requiere cambios en la economía. Implicaría una reducción del crecimiento económico”, según Edenhofer.

Este Quinto Informe de Valoración (AR5), del IPCC, servirá de base para la Cumbre de París, que se celebró en diciembre de 2015, en la que se debe cerrar el acuerdo que sustituirá, a partir de 2020, al protocolo de Kioto.

El V Informe del IPCC (Ar5) se empleará en la cumbre de París de 2015, en la que se debe cerrar el acuerdo que sustituirá, a partir de 2020 al Protocolo de Kioto

Informe de síntesis

El informe de síntesis, presentado en Copenhague (Dinamarca), el 2-11-14, condensa el trabajo de 6 años, por parte de 830 científicos y más de 30.000 artículos científicos consultados, resume las conclusiones de los tres Grupos de Trabajo, que forman el Quinto Informe de Evaluación (AR5) del IPCC. Según el IPCC, el coste económico de la mitigación de las medidas para frenar el aumento de temperatura y evitar que supere los 2 °C, hasta el año 2100, será del 0,06 % del PIB mundial cada año.

Pese a ser el cambio climático un fenómeno global, sus consecuencias presentan una distribución desigual. Por diferentes factores, como su ubicación geográfica, su menor grado de desarrollo o su mayor exposición a los fenómenos más extremos del calentamiento, son las sociedades más pobres los que más están sufriendo y sufrirán el cambio climático, y eso que son los que menos culpa tienen, porque apenas han contribuido y contribuyen a las emisiones de gases de efecto invernadero, explicaba en la presentación el expresidente del IPCC, R.K. Pachauri. “Pero no será posible afrontar el cambio climático si no hay una cooperación internacional”.

Según el artículo de Nature Geoscience, publicado en septiembre de 2014, China es el mayor emisor de CO2, siendo responsable del 27,7 % de las emisiones en 2013. Le siguen Estados Unidos, con un 14,4 %, el conjunto de los 28 países de la Unión Europea (9,6 %) y la India (6,6 %). “China emite ahora más que Estados Unidos y la UE juntas, y las emisiones de CO2 por persona son un 45 % más elevadas que el promedio global, superando incluso la media de la UE”, según Robbie Andrew, del Centro Internacional para el Estudio del Cambio Climático y Medioambiental (CICERO), con sede en Oslo.

Países que emiten más gases del efecto invernadero.

Países que emiten más gases del efecto invernadero.

En 2013, China es el mayor emisor de CO2 (27,7%), seguido de EE.UU. (14,4%), los 28 países de la UE (9,6%), y la India (6,6%). China emite ahora más que EE.UU. y la UE juntas

China y EE.UU., los países que más contribuyen al cambio climático, por sus grandes emisiones de G.E.I., anunciaron en Pekín, el 12-11-14, un histórico acuerdo para luchar contra el cambio climático, con importantes recortes en sus emisiones de gases de efecto invernadero. La iniciativa, acordada por el presidente chino, Xi Jinping, y el estadounidense, Barack Obama, constituye el primer anuncio de recorte de emisiones contaminantes.

China se comprometió a que sus niveles de emisiones alcanzarán su nivel máximo en 2030 para comenzar a reducirse, y que en ese año un 20 % de la energía producida procederá de fuentes limpias y renovables. Estados Unidos reducirá sus emisiones para 2025 entre un 26 y un 28 % con respecto a los niveles de 2005, lo que supone el doble del recorte previsto entre 2005 y 2020. Este acuerdo entre ambos países, busca promover un pacto global ante la próxima conferencia sobre el cambio climático que tendrá lugar en París en 2015, que sustituirá el protocolo de Kioto.

Alarmante informe de la NASA

La NASA, en mayo de 2014, publicaba un informe, en el que ofrece una visión muy pesimista sobre el futuro del planeta, al señalar que es muy probable que la descongelación de la placa occidental de hielo de la Antártida sea imparable, y que es cuestión de tiempo que aumenten los niveles del océano al menos hasta 1,2 m, lo que haría que un gran número de ciudades costeras de todo el planeta fuesen inundadas.

Fuente: IPCC (AR5)/EL PAÍS

Fuente: IPCC (AR5)/EL PAÍS

Y es que la velocidad con la que los polos se funden es mayor de la que habían establecido estudios previos, como el publicado por el Panel Intergubernamental de la ONU sobre el Cambio Climático, que aseguraba que el nivel del agua se elevaría 1 m para el año 2100.

Si toda la placa occidental de hielo de la Antártida se derritiese, el aumento en el nivel del mar podría alcanzar 3,6 m

Como ha señalado el glaciólogo, de la NASA y la Universidad de California, Eric Rignot, un amplio sector de la placa occidental de hielo de la Antártida ha llegado a un punto de retroceso irreversible, lo que tendrá grandes consecuencias para el nivel del mar en todo el planeta. Así, por ejemplo, el glaciar de Pine Island retrocedió 31 km entre 1992 y 2001. La hipotética desaparición del glaciar Thwaites, que se encuentra en el mar de Amundsen, podría aumentar por sí solo el nivel de los mares en 60 cm, aunque los investigadores creen que ello no ocurrirá antes de 200 años. Si toda la placa occidental de hielo de la Antártida se derritiese, el aumento en el nivel del mar podría alcanzar 3,6 m.

Esto provocaría que el 73 % de la ciudad de Miami se inundase, así como el 22 % de Nueva York y el 20 % de Los Ángeles. Estos datos tan sólo tienen en cuenta el agua procedente de los glaciares, pero no otros factores como la expansión termal, por lo que el proceso podría acelerarse aún más.

40 años de mediciones han sido utilizadas para elaborar el informe «Widespread, rapid grounding line retreat of Pine Islands, Thwaites, Smith and Kohler Glaciers, West Antarctica from 1992 to 2011» y que ha sido publicado en el Geophysical Research Letters. El profesor Ian Joughin, de la Universidad de Washington, declaraba al periódico inglés The Guardian: “El adelgazamiento que estamos viendo no es una tendencia transitoria. Es realmente el comienzo de un colapso a una escala aún más grande que es probable que dure entre dos y diez siglos”.

Manipulaciones de los negacionistas del cambio climático: los mercaderes de la duda

La táctica de sembrar dudas sobre la validez de la ciencia establecida ha sido usada en el pasado, especialmente por el sector industrial causante de un determinado daño, para dividir la opinión pública y retrasar la toma de medidas por parte de las administraciones. Casos sonados han sido los de las tabacaleras respecto al cáncer de pulmón provocado por el tabaco y la industria del amianto respecto a la asbestosis. Estos dos sectores industriales consiguieron, durante muchos años, aplazar la toma de medidas por parte de los gobiernos y las denuncias ante tribunales por parte de las víctimas, con grandes campañas de publicidad y de artículos pseudocientíficos.

La táctica de sembrar dudas sobre temas científicos ha sido usada en el pasado, para dividir la opinión pública y retrasar la toma de medidas políticas
En este libro se describe porprimera vez cómo funcionan los negacionistas del cambio climático y quiénes son.

En este libro se describe por primera vez cómo funcionan los negacionistas del cambio climático y quiénes son.

A mediados del siglo pasado surgieron los “mercaderes de la duda”, término acuñado por los historiadores de la ciencia estadounidenses Oreskes y Conway. Los “mercaderes de la duda” suelen ser científicos de renombre, especialistas en generar polémicas, que se dedican a negar evidencias que perjudican al sector empresarial, con argumentaciones poco rigurosas, cobrando por ello auténticas fortunas.

Estos “mercaderes de la duda” fueron los que mantuvieron durante décadas que el tabaco no producía cáncer, que la industria del amianto no era la responsable de la asbestosis, que los clorofluorocarbonos no destruían el ozono… Desde hace un par de décadas niegan que el cambio climático esté relacionado con las actividades industriales, sembrando dudas sobre su origen, con masivas campañas de publicidad y de artículos pseudocientíficos.

En 2007, un grupo ligado a Bush, creado y subvencionado por la petrolera Exxon Mobil, ofreció dinero a los científicos y economistas para desacreditar el 4o informe del IPCC.

En 2007, un grupo ligado a Bush, creado y subvencionado por la petrolera Exxon Mobil, ofreció dinero a los científicos y economistas para desacreditar el
4o informe del IPCC.

Y es que las grandes multinacionales del petróleo y del carbón han invertido millones de dólares para mantener al público con dudas sobre el cambio climático. Como dato valga que el presupuesto asignado para publicidad de las grandes petroleras duplica el Producto Interior Bruto de muchos países en vías de desarrollo. Así, en 1995, la industria del carbón había pagado más de 800 millones de euros a cuatro científicos que mostraban públicamente su disconformidad con el calentamiento global. Y Exxon-Mobil ha gastado millones de euros en una campaña de relaciones públicas contra el calentamiento global. En 2000, los magnates del petróleo y el carbón se apuntaron su mayor victoria electoral hasta la fecha cuando el Presidente George W. Bush salió elegido, aceptando las insinuaciones del sector respecto a su política climática y energética.

El presupuesto asignado para publicidad de las grandes petroleras, duplica el producto interior bruto de muchos países en vías de desarrollo

En la reunión del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), de París, en 2007, un grupo ligado a Bush, creado y subvencionado por Exxon-Mobil, quiso sobornar a los científicos, con 7.000 €, según informó el diario británico The Guardian.

Greenpeace reveló, en marzo de 2010, que el segundo grupo industrial más poderoso de los EE.UU. (las “Industrias Koch”) entregó, entre 2005 y 2008, casi 25 millones de dólares a 40 fundaciones conservadoras negadoras del cambio climático, que organizan seminarios para periodistas y funcionarios, artículos en los medios de comunicación…

Las evidencias del calentamiento global se ven reforzadas por los artículos publicados (“papers”) en las diferentes revistas científicas de prestigio. Así, en la revista “Science”, de diciembre del 2004, podemos encontrar los artículos publicados por revistas científicas a favor y en contra del cambio climático, entre 1993 y 2003, en el artículo titulado “Beyond the Ivory Tower: The Scientific Consensus on Climate Change” (Oreskes, Naomi. Science 3 December 2004: Vol. 306. No. 5702, p. 1686). Dicho artículo concluye que se publicaron 928 artículos que van a favor de la conclusiones del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) y ni un solo artículo que vaya en contra de las mismas y que reforzara las tesis de los negacionistas del cambio climático. Es decir, no hay un solo artículo científico publicado, entre 1993 y 2003, que vaya en contra de las tesis básicas del IPCC sobre la realidad del cambio climático, lo que supone un duro varapalo para todos los negacionistas del cambio climático.

Este artículo y otros evidencian que el consenso sobre el cambio climático es bastante generalizado y que la polémica sobre el cambio climático no se da en las revistas científicas, sino en los editoriales de algunos medios de comunicación, que responden a presiones de los lobbys de distintas multinacionales, cuyos intereses económicos se verían afectados negativamente por las medidas que se pudiesen tomar para frenar el cambio climático.

Entre 1993 y 2003, no se publicó ni un solo artículo científico que vaya en contra de las tesis básicas del IPCC sobre la realidad del cambio climático

Estas evidencias han provocado un cambio en la política de Exxon Mobil respecto al cambio climático. Por fin, la compañía ha decidido claudicar a las abrumadoras evidencias científicas y ha dado un giro radical a la política que llevaba de financiar a los negacionistas del cambio climático, lo que evitará que más de uno siga cobrando por seguir escribiendo en contra de las evidencias científicas, y el consenso científico (real e indiscutible).

Afortunadamente, en la actualidad comienzan a ser desenmascarados estos “mercaderes de la duda”. Así, en el libro que lleva justamente ese título “Mercaderes de la duda” (“Merchants of doubt”), publicado en 2010, en EE.UU., y escrito por los historiadores de la ciencia Naomi Oreskes, de la Universidad de California, y Erik Conway, del Instituto Tecnológico de California, se describe por primera vez cómo funcionan los negacionistas del cambio climático y quiénes son. Asimismo, demuestra que algunos de los científicos que hoy niegan el calentamiento global participaron antes en polémicas referidas a los efectos del tabaco, la lluvia ácida y el agujero de ozono.

La invasión de negacionistas del cambio climático, provocó que, el 7-5-10, unos 300 investigadores de la Academia de Ciencias de Estados Unidos enviaran una carta abierta a la prestigiosa revista Science para quejarse de las amenazas de los que niegan el cambio climático.

Las campañas para generar incertidumbre en el público parecen estar dando resultados. Una encuesta de la BBC mostró en febrero de 2010 que sólo el 26 % de los británicos cree hoy que el cambio climático está generado principalmente por el ser humano, lo que representa una disminución respecto del 41 % en noviembre de 2009. Algo similar ocurre en los Estados Unidos, donde otra encuesta realizada por el Center Pew Center on Global Climate Change, en marzo de 2010, reveló que el 48 % de los norteamericanos piensa que “la gravedad del cambio climático ha sido exagerada”.

Un par de semanas antes de la cumbre de Copenhague, se destapó el llamado “Climagate”, donde se hicieron públicos los correos de un climatólogo inglés, miembro del IPCC, en los que se sugerían cambios en la presentación “oficial” de los datos sobre cambio climático, para sembrar dudas sobre la integridad de los expertos del IPCC. Hoy sabemos que las acusaciones no han tenido ninguna consecuencia y que el hackeo de los mails había sido una operación de una agencia de inteligencia extranjera que trabajó para un gobierno o para los lobbistas anticlima de los Estados Unidos”, según publicó el diario The Independent.

El cinismo de algunos políticos, multinacionales y lobbys y su doble moral no deja lugar a dudas y el ciudadano es manipulado de forma reiterada

Medios de comunicación como el diario The Washington Post son acusados de funcionar como órgano de difusión de los negacionistas. El desenmascaramiento de científicos especialmente contratados para negar las evidencias del cambio climático empieza a ser reflejado en numerosas publicaciones, desde la revista científica Nature hasta el diario The New York Times.

Según publicó la agencia EFE, el 31-8-10, el ambientalista y economista danés Bjorn Lomborg, famoso por su escepticismo sobre el cambio climático, en declaraciones al diario británico The Guardian, admite que el calentamiento global es, sin duda, una de las principales amenazas del mundo actual y un desafío que la humanidad debe afrontar. Lomborg es conocido por atacar a los científicos expertos en el calentamiento global, a ecologistas y a diversos medios de comunicación por considerar que han exagerado el problema. Lomborg pide ahora que se inviertan miles de millones de dólares al año para atajar el cambio climático.

Como vemos, el cinismo de algunos políticos, algunos medios de comunicación, multinacionales y grupos de presión (lobbys) y su doble moral no deja lugar a dudas y el ciudadano es manipulado de forma reiterada, por lo que debe filtrar adecuadamente la información que le llega.

Por todo ello, un pueblo más informado en lo científico es más libre y promover la cultura científica beneficia a la sociedad, ya que la información mejora la democracia de un país.

Conviene resaltar que en cualquier actividad científica existen incertidumbres, y el caso del calentamiento global no es una excepción, dado que se trata de un sistema complejo en el que inciden muchas variables. Actualmente, la ciencia posee instrumentos de control suficientes que permiten desenmascarar posibles fraudes o errores con notable eficacia y rapidez. Por este motivo, hay mucho consenso en la comunidad científica sobre la existencia del cambio climático y su origen antropogénico (generado por los humanos).

Por último, el 22-10-2013, en declaraciones al diario “El Mundo”, Christiana Figueres, Secretaria de cambio climático de la ONU, afirmaba que en la elaboración del 5 Informe del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático IPCC (AR5), han participado 200 autores y otros 600 científicos. Las conclusiones han sido sometidas al análisis de 9.000 investigadores, han recibido 50.000 comentarios de todo el mundo y ha sido revisado sin objeciones por 194 países… Que haya aún una o dos voces diciendo que el planeta no se está calentando por la acción humana, y que lo que está pasando es debido a las manchas solares, me parece a estas alturas irrelevante.

ALGUNAS REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

De Benito, E., 2014, “El calentamiento global ha desplazado a 144 millones de personas en cinco años”, Diario “el País”, 22-5-2014 (http://is.gd/16asVl).

Gutiérrez Pérez, C. y Gutiérrez Cánovas, C. 2009, “La actuación frente ña cambio climático, Universidad de Murcia y Consejería de Educación C. A. Región de Murcia.

Maros, M. y Amores., 2014, “Cuantificada por primera vez la influencia humana en la expansión térmica de los océanos”, Agencia “Sinc.es”, 6-5-2014 (http://is.gd/tp6VDq)

Rivera, A., 2014, “Veranos con tres o cuatro grados más en España por el cambio climático”, Diario “El Mundo”, 7-3-2014 (http://is.gd/wiUPsN).

Stokes, M., 2014, “El cambio climático provoca más desplazados que un conflicto armado”, Diario “El País”, 10-10-2014 (http://is.gd/f6fsHS).