El meteorito de Molina, el más grande


En la madrugada del 24 de Diciembre de 1858, según declararon luego testigos presenciales, el cielo de Murcia estaba limpio, claro y con luna llena, Sobre las 2,45, un globo de fuego tornasolado, acompañado de un gran ruido, atravesó la quietud de la noche pasando por encima de la torre de la Catedral. Momentos después, una sacudida, una vibración de la tierra y un estrépito, como una explosión, fueron percibidos en una amplia comarca que incluía la capital, despertando incluso a muchos durmientes.

  Unos días después, un campesino encontró una gran oquedad en el paraje deshabitado de Campotéjar, cerca de Molina de Segura; se encontró también una gran piedra negruzca, irregular y de un peso desproporcionamente elevado: diez arrobas, ocho libras y dos onzas castellanas. Era el trozo más grande de un total de 16 en los que se había fragmentado el cuerpo en su impacto contra el suelo. El mayor especialista actual en el objeto, Jesús Martínez Frías, geólogo planetario del Centro de Astrobiología (INTA/CSIC) ha calculado que su peso inicial antes del impacto debió ser de 144 kilos.

El meteorito de Molina de Segura, en el MNCN. (Foto: Jesús Martínez Frías)

El propietario de la finca donde cayó, Rafael Martínez Fortún, encargó un informe -incluyendo declaraciones de los testigos ante el juez- sobre el extraño advenimiento y envió el pesado objeto a Madrid, al Museo de Historia Natural, antecesor del actual Museo Nacional de Ciencias Naturales, donde se encuentra hoy.

El meteorito fue catalogado más tarde como una condrita H5, procedente quizá del cinturón de asteroides, entre Marte y Júpiter, y se le atribuye una edad de unos 4.555 milllones de años, más que las más viejas rocas de la Tierra. El trozo más grande pesaba 117 kilos, y en 1922 fue oortado en varios para intercambiar material con otros museos. Hay trozos del “Meteorito de Molina” en Berlín, Chicago, Londres, París, Viena, el Vaticano y Washington. Pero antes de eso, ya había salido de España una vez: fue exhibido en la Exposición Universal de París, en 1867.

El trozo más grande que queda en el MNCN pesa 112,5 kg, y es el mayor resto de meteorito que se conserva en España. (Ad)

Imagen portada: Recreación artística de la caída del “meteorito de Molina” (Óscar Sacristán/SiNC)


 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies