“La mayor parte de lo presupuestado para la ciencia española se lo queda Hacienda”


El “Informe sobre la Ciencia y la Tecnología en España” de la Fundación Alternativas ha dejado al descubierto los huesos de la política científica de este país, que ha dejado de invertir 20.000 millones en ciencia e innovación desde el 2009. Según esa política científica, en 2010 la inversión en I+D sobre el PIB fue del 1,40%, y pocos años más tarde había bajado al 1,19% Más datos: en los últimos nueve años, se ha producido una drástica reducción, superior al 30% en la financiación del Estado a la I+D que nutre fundamentalmente al sistema de laboratorios públicos, y como resultado se ha producido una reducción del 60% en el número de patentes producidas. Hablamos con el coordinador de ese Informe.

VICENTE LARRAGA, Profesor de Investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Dentro del mismo, dirige el grupo de Parasitología Molecular. Ha coordinado el “Informe sobre la Ciencia y la Tecnología en España” .


Adelantos Choca saber que en torno al 50% de los fondos presupuestados para financiación de proyectos conjuntos con las empresas NO se ha gastado, como práctica habitual, en los últimos años (lo que, además, falsea las cuentas). Pero entonces, ¿en qué se emplea ese dinero?

Vicente LarragaLos fondos no utilizados revierten al Ministerio de Hacienda a final del año, que los utiliza para lo que crea conveniente. En realidad, se trata de una forma de ahorro, dedica unos fondos que sabe que no gastará para recuperarlos al final del año. De paso los “protege” de otros usos y luego los emplea en lo que prefiere.

-¿Por qué la iniciativa privada apenas invierte en ciencia en este país?

-La iniciativa privada, en todos los países, se fija en el ejemplo de las instituciones públicas. Salvo que tengan muy claro que necesitan I+D para avanzar en el mundo empresarial, lo cual es minoritario, se unen a la tónica general. En el caso de las empresas transnacionales. Estas tienen una política propia y deciden en qué países tienen la investigación y en cuales sólo venden o fabrican.

“La descoordinación de las instituciones científicas disminuye la eficacia de los proyectos”

-Al parecer, en España, las instituciones responsables de la producción de conocimientos científicos no están coordinadas entre sí. ¿Con qué consecuencias?

-Fundamentalmente, con un peor empleo de los recursos y una menor eficiencia en la obtención de resultados. Esto es, se obtienen peores resultados con los fondos empleados en un proyecto.

“Aquí, la gestión no se basa en proyectos y resultados, sino en la desconfianza hacia los investigadores”

-Algunos centros de investigación públicos de este país tienen métodos de gestión acordes con los estándares internacionales, y otros, no. ¿Qué significa eso exactamente?

-Significa que en España impera un sistema de gestión basado no en que se hagan los proyectos de investigación y se obtengan resultados, sino en la desconfianza hacia los investigadores y para ello, se ponen controles exhaustivos previos para que no “malgasten“ los fondos propuestos para un proyecto. Esto no quiere decir que los investigadores no pensemos que, efectivamente, el dinero público debe estar controlado. Si, pero dentro de unos límites racionales.

Se muestran los fondos presupuestados en los PGE y lo que realmente se ha gastado en I+D a lo largo de 12 años. Se ve que a partir de 2012 sólo se ha gastado un tercio de lo teóricamente presupuestado inicialmente.

“El sistema para modificar el ADN es español, pero aquí no se le dio importancia; lo patentaron los norteamericanos”.

-Un descubrimiento español, el sistema CRISPR-Cas para modificar el ADN, supondrá probablemente un Nobel….. para los científicos norteamericanos. ¿Por qué?.

-Porque aquí no se consideró, por el sistema de transferencia, que unos resultados que fueron publicados en revistas modestas pudieran ser importantes. En Estados Unidos, sí se dieron cuenta de su potencial y los patentaron, después de trabajar con ellos, otros científicos y sus instituciones (las universidades de Stanford y el MIT).

“Con la excusa de la crisis, se expulsó directamente a 27.000 investigadores”.

-¿De cuántos jóvenes investigadores se ha prescindido en los últimos años, antes de que pudieran presentar resultados?

-Con la excusa de la crisis, se expulsó directamente del sistema a 27.000 investigadores. Además, no se contrató a los que hubiera correspondido si no se hubieran aplicado los brutales recortes a la I+D. que serían una cifra semejante al menos. En todo el tiempo transcurrido, serían cerca de 80.000 los científicos que le faltan al sistema de I+D.

“Los responsables de la política científica se deben a quien los ha nombrado y hacen lo que se les ordena”.

-Los responsables de la Agencia Española de Investigación son nombrados por el Ministerio. ¿Es ésa una de las maneras en que la política ocupa el lugar de la ciencia en este país?

-Es la única manera en la que se ocupa la política de la ciencia en este país. Estos responsables, aunque tengan un CV científico, se deben a quien los ha nombrado y tienen que seguir las políticas que se les ordena.

-En España, la Gastronomía, por ejemplo, ¿entra como “investigación científica”? ¿Qué más?

Es el caso más llamativo, pero no el único. Pueden existir temas de investigación que sean de interés para unos sectores más minoritarios, pero en ese caso, no es el gobierno central quien debe financiarlo, sino aquellas comunidades que lo quieran. Además, hay que distinguir entre investigación e innovación, que no es siempre lo mismo.

“Hay que eliminar la exclusividad del funcionariado en la ciencia española”

-¿Menos funcionarios y más contratados para la ciencia española?

-Éso es lo que sucede en los países de nuestro entorno como Francia, Reino Unido o Alemania. Contratos no quiere decir menos salario y precariedad, significa flexibilidad para captar a científicos en una determinada especialidad cuando se necesitan para potenciarla. Pero con los mismos derechos laborales.

-El CSIC acaba de recibir a la primera presidenta de su historia, Rosa Menéndez. Si le pidiera consejo a usted, ¿qué cambiaría en la estructura interna de ese organismo?

Todavía lleva poco tiempo y hay que dejarle que desarrolle su política. Yo creo que hay que aumentar la eficiencia de la institución, reestructurando y potenciando los servicios, probablemente modificando las áreas científicas para aumentar su potencial y mejorar los centros de investigación. Reagrupando grupos dispersos para mejorar su eficiencia, mejorándolos. Pero esto, es una opinión personal.

Muestra el análisis a lo largo de veinte años de los fondos, distinguiendo entre los dedicados a la investigación básica (no financieros) y los correspondientes a proyectos con la industria (financieros). Estos siempre han sido superiores y no se han empleado en un 50% (son en realidad, préstamos que hay que devolver).

“Los autores/as de este Informe no responden a coutas, sino a su competencia”

-Recientemente, un documento del CSIC subrayaba que el “techo de cristal” para las investigadoras está más bajo en España que en el resto de Europa. De los doce autores del Informe que nos ocupa, sólo tres son mujeres. ¿Es casualidad?

-Los autores de este Informe se han elegido en base a la competencia en sus respectivas especialidades. No se han utilizado cuotas. De hecho, inicialmente eran cuatro mujeres, pero una decidió abandonar el proyecto por motivos personales. Si consideramos la cifra, el porcentaje es el 33%. Pero insisto, ha sido una elección por calidad profesional.

-¿Hasta qué punto es “insustituíble” la investigación en “modelos animales”?

Absolutamente. Todas esas alegaciones de que toda la experimentación se puede hacer “in silico” (por ordenador) son falsas e indican ignorancia del trabajo de investigación. Los experimentos con animales son, hoy por hoy, insustituibles y están completamente controlados por las comisiones de ética que existen en todos los centros, para garantizar el bienestar animal. Si no existieran estos experimentos no existirían más del noventa por ciento de los fármacos disponibles. Le remito a un informe muy documentado de la Sociedad Española de Bioquímica y biología Molecular que está colgado en su web.

-En su parecer, ¿a qué modelo de política científica europea deberíamos tender?

Deberíamos tener uno que fuera mezcla del francés, el alemán y el británico. Tomando lo mejor de cada uno. Pero, en cualquier caso, el modelo es secundario. Lo primordial es que sea cual sea, funcione.

“La ciencia española participa en proyectos internacionales ‘a pesar del sistema español de I+D’”

-Aún así, la ciencia española participa en importantes proyectos internacionales…

-Si. Estamos en Europa y los científicos tenemos conexión con nuestros colegas internacionales. Se hace un esfuerzo extraordinario para participar y tener unos niveles de calidad similares a nuestros vecinos. Pero a costa de grandes sacrificios personales. Podemos decir que participamos e estos proyectos en un nivel de igualdad con nuestros colegas “a pesar del sistema español de I+D”, siempre dispuesto a poner trabas.

-Este Informe se hizo con la finalidad de….”auscultar con objetividad cómo se encuentra la salud de nuestra ciencia y apuntar los mejores remedios para mejorarla”. Díganos un par de esos remedios.

Sin duda, eliminar la exclusividad del sistema de funcionarios para la ciencia y mejorar el sistema de gestión, para, conservando el lógico control de los fondos, aumentar la racionalidad y la flexibilidad.