“Esta titulación contribuirá a que la medicina tradicional china entre en la cartera pública de servicios en Europa”


Las universidades de Barcelona y Pompeu Fabra organizan el primer master oficial de Medicina Tradicional China en España

Francesc Cardellach López, catedrático de Medicina; Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona. Miembro correspondiente de la Real Academia de Medicina de Cataluña. Uno de los organizadores del máster de MTC que se impartirá desde Septiembre 2016.

Francesc Cardellach López, catedrático de Medicina; Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona. Miembro correspondiente de la Real Academia de Medicina de Cataluña. Uno de los organizadores del máster de MTC que se impartirá desde Septiembre 2016.


 

Adelantos:El gobierno de Pekín ha escogido Cataluña para invertir 300 millones de euros en un centro de medicina tradicional china. ¿Por qué?

Francesc Cardellach: –Efectivamente, desde nuestro ámbito local, estamos muy complacidos de esta iniciativwwa, de origen inicialmente del ámbito político chino, se haya propuesto al gobierno de Cataluña, por lo que interesa a nuestras universidades. Los motivos de ello probablemente sean de muy diversa índole. Por una parte, el país tiene una mentalidad abierta a nuevos retos, y la Medicina Tradicional China, MTC (en alguna de sus modalidades) constituye un tipo de medicina que es utilizada por una de cada cuatro personas en nuestro ámbito. En segundo lugar, las universidades implicadas (UB y UPF), con la colaboración de la Beijing University of Chinese Medicine (BUCM), son instituciones muy distintas en su historia pero con un prestigio internacional indudable. Finalmente, Barcelona es una ciudad acogedora, cosmopolita, culturalmente muy variada y con un clima y una situación envidiables para muchos extranjeros.

–El máster en medicina tradicional china que se realizará en Septiembre próximo entre la Universidad de Barcelona y la Pompeu Fabra, ¿es el primer paso para el establecimiento de ese centro?

–Se están llevando a cabo, de forma simultánea, diversas actuaciones para desarrollar las distintas vías del proyecto (formativo, asistencial, investigación, regulador, cultural). En este sentido, la puesta en marcha del máster constituye la que se consolida en primer lugar y confiamos que bien pronto se siga del desarrollo de las otras iniciativas.

–¿A qué público se dirige el máster?

–El máster propiamente dicho está dirigido exclusivamente a titulados en Medicina “occidental”. Sin embargo, del máster también se derivan módulos específicos a los que, según su naturaleza, pueden acceder otros profesionales de la salud (enfermería, farmacia, fisioterapia) e, incluso, personas sin ninguna titulación universitaria (por ejemplo, certificados o diplomas sobre aspectos culturales, históricos, etc.).

“La medicina tradicional china es muy preventiva y especialmente efectiva cuando el dolor es el síntoma predominante”

–¿Quiénes lo impartirán?

–El 80% será profesorado de la BUCM (Beijing University of Chinese Medicine) con estudios equivalentes al nivel de doctor. El 20% restante será profesorado local de las dos universidades con experiencia reconocida en Medicina Tradicional China (MTC) o bien con experiencia en metodología de la investigación, que forma parte del plan de estudios del máster.

–La Agencia de Calidad del Sistema Universitario ¿ha dado ya su visto bueno?

–En este momento, estamos pendientes de recibir la resolución final de la AQU a las modificaciones que se han introducido a propuesta de este organismo. Creemos, sinceramente, que dichas modificaciones han mejorado el programa y el contenido iniciales y confiamos que la decisión definitiva sea en este sentido positiva y no haya ningún obstáculo para la puesta en marcha del máster.

–El proyecto incluye una futura clínica en Barcelona. ¿Qué clase de clínica?

–El proyecto definitivo incluye un centro que aglutine todas las partes del mismo antes señaladas, entre ellas la asistencial. Queda por definir el alcance de dicha clínica, su localización y la forma de acceder a la misma.

–La medicina tradicional china tiene como uno de sus pilares las hierbas medicinales. Posiblemente, no todas ellas estén reconocidas y autorizadas en Europa…

–Precisamente, este es una de las partes del proyecto más estimulantes y, a la vez, más difíciles de desarrollar. La regulación europea en este ámbito es muy restrictiva y habrá que avanzar en función de aquello que ya es posible en este momento y lo que pueda ser introducido en el futuro. En el momento actual, existe una comisión de trabajo que está estudiando el tema con profundidad.

“En España, la MTC se viene practicando en centros privados, sin ningún reconocimiento oficial”

–¿En qué áreas o dolencias es más efectiva la medicina tradicional china?

–Existe evidencia de la efectividad de la MTC en diversas situaciones, fundamentalmente algunos procesos en los que el dolor es el síntoma predominante. Pero es que además de su aplicación en enfermedades propiamente dichas, la MTC tiene un papel relevante en el ámbito de la prevención. En este sentido, la MTC puede incidir en la observación de una forma de comportamiento vital a través de diversas actuaciones (deporte, masaje, chikung, qigong, reflexoterapia, etc.) que pueden ser muy beneficiosas para la salud de la sociedad en general.

–¿Podrán los médicos formados en China, según su sistema tradicional, ejercer en España?

–Esta es una cuestión que no depende del proyecto actual. Hoy en día, ya se lleva a cabo esta práctica en España, casi exclusivamente en centros privados, sin ningún tipo de reconocimiento oficial. Si algún día se reconociese la MTC en la cartera pública de servicios, es muy probable que un médico especialista en MTC formado en el extranjero tuviera que obtener el reconocimiento del título en nuestro país.

Universidad Pompeu Fabra, donde se desarrollará otra parte del máster.

Universidad Pompeu Fabra, donde se desarrollará otra parte del máster.

“Todas las formas de acupuntura que ahora ejercen diversos profesionales en España quedarán unificadas en este master”

–¿Podrán nuestros médicos ejercer en China?

–El título de máster por la UB-UPF podrá ser reconocido por la BUCM en China y, a partir de ahí, establecer hasta dónde podrá ejercer sus funciones dichos titulados. Lo que sí es muy interesante es que este título, al ser un máster oficial, será automáticamente reconocido en el ámbito europeo.

“Este master oficial será automáticamente reconocido en Europa y quizá también por la BUCM (Beijing University of Chinese Medicine)”

–Mucha gente practica ya la acupuntura (otro pilar de la medicina china) en España, pero ¿todos están cualificados?

–Ante todo, hay que dejar constancia que la MTC no es sólo acupuntura. Dicho esto, efectivamente, la cuestión que plantea es relevante puesto que hay una gran diversidad de formas de cualificación de estos profesionales, muchos de los cuales no son médicos. Esta problemática quedará solucionada con la posesión de este máster oficial.

–Se han dado fraudes en otros países, donde se vendían productos con etiquetas falsas o que contenían sustancias procedentes de especies en peligro de extinción. ¿Podría ocurrir también aquí?

–Por desgracia, hechos delictivos de estas características pueden suceder en cualquier país y en cualquier ámbito, por lo que no dependen del proyecto que se está desarrollando. Confiamos que las medidas preventivas y ejecutoras al respecto sean las adecuadas y eviten que sucedan en nuestro entorno.

“En China, su medicina tradicional y la occidental conviven en un mismo centro”

–¿Qué necesita aprender la medicina occidental de la medicina tradicional china?

–En mi opinión, una y otra constituyen medicinas que se pueden complementar en muchos aspectos. No tienen que ser excluyentes. En términos generales y de forma muy sencilla, se podría decir que la MTC incide mucho más en la prevención a través de influir en la forma de vida, así como en la utilización de hierbas naturales para el tratamiento de diversas dolencias, mientras que la medicina occidental tiene un papel mucho más incisivo en la utilización de la terapéutica farmacológica. En cualquier caso, en China estas dos medicinas conviven incluso en un mismo centro, por lo que no es descabellado pensar que en un futuro pueda darse una situación similar en nuestro país.

–¿Cómo de extendida está la medicina tradicional china por otros países de Europa?

–La presencia de la MTC en Europa es desigual según los países. Por ejemplo, existe una cierta implantación en Gran Bretaña, Alemania, Francia y Suiza, por citar solamente cuatro. A pesar de que en alguno de ellos se contempla dentro de la cartera pública de servicios, son casos muy aislados y su regulación todavía está muy lejos de lo que podría entenderse como “normalidad”. El desarrollo del presente máster UB-UPF, con la colaboración de la BUCM, es un primer paso realmente importante para el reconocimiento de un título que pueda dar valor a este tipo de medicina en el entorno de la Unión Europea.

–Más adelante, ¿habrá investigaciones, centros, equipos, compartidos entre la Universidad de Pekín y ustedes?

–Desde luego. De hecho, una de las ramas del proyecto la constituye la investigación. Desde el ámbito occidental tenemos el convencimiento que sin el apoyo de la evidencia a través de la investigación, el desarrollo de la MTC tendría escaso recorrido en Europa. Por ello el máster incluye una parte relevante de metodología de la investigación, que correrá a cargo fundamentalmente del profesorado local (UB-UPF). La colaboración entre todas estas universidades con institutos de investigación consolidados constituye el primer paso para alcanzar estos objetivos y aportar confianza a una medicina, milenaria, pero que no se ha desarrollado en base a los parámetros “occidentales”.

Foto portada: Universidad de Barcelona.

Foto portada: Universidad de Barcelona.