Exposición de antiguos equipos de radio


 

ELÍAS MEANA Oficial radioelectrónico de la Marina Mercante y escritor, miembro de la primera expedición española (1983) a la Antártida. Participó en la construcción de la base antártica “Juan Carlos I” (1986).

ELÍAS MEANA
Oficial radioelectrónico de la Marina Mercante y escritor, miembro de la primera expedición española (1983) a la Antártida. Participó en la construcción de la base antártica “Juan Carlos I” (1986).


 

Desde principios de Enero hasta finales de Junio, en la sala de exposiciones de Antigones, de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT), se muestra una variedad de equipos y aparatos utilizados en las radiocomunicaciones marítimas desde los inicios del pasado siglo, hasta la llegada de los satélites y otras nuevas tecnologías.

Amperímetro que formó parte de uno de los primeros transmisores de onda corta instalados en la estación de Aranjuez radio (Madrid), inaugurada por Alfonso XIII en el año 1913.

Amperímetro que formó parte de uno de los primeros transmisores de onda corta instalados en la estación de Aranjuez radio (Madrid), inaugurada por Alfonso XIII en el año 1913.

Reloj oficial de una estación de radio. Los sectores rojos y azules, marcaban los “periodos de silencio” durante los cuales todas las estaciones debían cesar sus transmisiones para escuchar las frecuencias de socorro de radiotelegrafía y radiotelefonía, al objeto de captar cualquier llamada de socorro, por débil que esta fuera.

Reloj oficial de una estación de radio. Los sectores rojos y azules, marcaban los “periodos de silencio” durante los cuales todas las estaciones debían cesar sus transmisiones para escuchar las frecuencias de socorro de radiotelegrafía y radiotelefonía, al objeto de captar cualquier llamada de socorro, por débil que esta fuera.

En la exposición, aunque relativamente modesta, destacan, por su antigüedad y simbolismo, algunas de las válvulas de vacío que formaron parte de los transmisores de las estaciones costeras españolas inauguradas en los inicios del pasado siglo, un gran amperímetro de los que equipaban estos transmisores, y una surtida colección de manipuladores de Morse. A estos componentes, se suman receptores, transmisores, y otros aparatos afines a la radio, y de ayuda a la navegación, todo ello acompañado de curiosidades propias de la época, e inherentes al mundo de los barcos y las comunicaciones, incluyendo fotos, carteles, y la proyección de un video alegórico.


UNA ALERTA…. ¿EN QUÉ ONDA?

Ahora, si me lo permiten, una reflexión al hilo de la radio; en concreto, a la radiodifusión, comenzando por las emisiones en “onda corta” (OC) de Radio Exterior de España (REE):

Como muchos de ustedes conocerán, el pasado mes de octubre, Radio Exterior de España (REE) cesó sus emisiones dejando a “oscuras” a nuestra gente de mar, y a nuestros misioneros y cooperantes de organizaciones humanitarias. Todos ellos, unos en la mar, y otros en las profundidades de las selvas o de los desiertos, se quedaron sin el cordón umbilical que les unía con España: ¡su tierra!

Si a esta falta de sensibilidad, e incluso de respeto hacia nuestros compatriotas, unimos los miles y miles de hispanohablantes que seguían su programación, este cierre no solo atenta contra la lengua y la cultura que une a más de quinientos millones de personas, también atenta al prestigio de nuestro país, pues son muchos y de todas la nacionalidades los seguidores de “la voz de España en el mundo”. Ni que decir tiene que, ante tal desatino, la movilización, tanto de españoles como de extranjeros, apoyados por medios de comunicación, asociaciones de toda índole, y simples ciudadanos de a pie, fue unánime e inmediata.

“REE se podrá seguir escuchando por “Internet”, dio, en un principio, como respuesta el Consejo de Administración de RTVE. “¿Sabrán estos señores que en la mar y en las tierras perdidas de la mano de Dios, no existe más conexión que la de los satélites, y que nosotros no somos ricos?”, se preguntaban los afectados.

Instalaciones de Radio Exterior de España.

Foto portada: Instalaciones de Radio Exterior de España.

Afortunadamente, el clamor tuvo éxito, y, aunque con recortes, el pasado 18 de diciembre, REE reanudó sus emisiones.

Pero este peligro, de momento soslayado, no debe llevar a bajar la guardia; por desgracia, más temprano que tarde, habrá que volver a defender el mantenimiento integro de la cadena Pública Española, pues, al igual que se ha pretendido cerrar REE, siguiendo los pasos de otros países, le llegará el turno a la red de “onda media” (OM). La Radio Pública Holandesa ya ha dejado de emitir, la BBC lo está estudiando, y en Suiza, Bélgica, Noruega y Suecia, prácticamente no existe.

Todos estos cierres se deben, según los responsables de estas cadenas, a los “altos costes de mantenimiento de equipos y antenas, y al gran consumo eléctrico que daña el “medio ambiente”, y tratan de paliar las consecuencias de la falta de cobertura con el aumento de la red en FM (VHF), sin dejar de ampararse en que, además, gran parte de la población ya escucha la radio a través de cable, Internet o los teléfonos móviles.

A quien esto escribe, cerrar estas emisiones le parece un grave error, y más aún en un país como España que, a su extensión, debe sumarse una complicada geografía, dificultad que se salva gracias a la utilización de la OM. Téngase presente que estas ondas salvan los accidentes naturales del terreno, y que, aun en las peores condiciones, tiene un alcance medio de unos 200-300 Km. durante las horas solares, y se duplica durante las nocturnas, mientras que las de VHF no llegan más allá del horizonte, siempre y cuando no encuentren obstáculos en su camino.

No es ir contra el progreso, pero se están dejando servicios esenciales en sistemas que, por muy avanzados que sean, fallan, y no tienen alternativa porque la hemos eliminado. Si a todo esto le sumamos que algunas de estas técnicas (satélites, grandes servidores de la “Red” y demás), no son nuestras, ni podemos controlarlas, estaremos de acuerdo en que la red de RNE en OM, no debería dejar de emitir, y no solo por razones socioculturales; también, y más importante, debería mantenerse por razones de seguridad y de pura estrategia del Estado.

Por ponernos en lo peor: ¿Qué pasaría en el caso de una catástrofe, como bien podría ser un terremoto, si no se cuenta con la cobertura de OM? ¿A qué medio recurrirían los servicios de emergencia para llegar de forma eficaz y coordenada, al conjunto de la población afectada? .No es catastrofismo. Esto, a pequeña escala, ya ha ocurrido.


LAS TABLAS “TJIPETIR”: EL MISTERIO QUE NUNCA FUE. 

Una de las cientos de tablas que han ido apareciendo por las playas del norte de Europa, libre ya de las algas y moluscos que tenía adheridos.

Una de las cientos de tablas que han ido apareciendo por las playas del norte de Europa, libre ya de las algas y moluscos que tenía adheridos.

A lo largo de los tres últimos años, arrastradas por las olas, han ido apareciendo “misteriosas” tablas sobre la arena de las playas atlánticas europeas; hasta casi un centenar han sido las notificadas, tres de ellas en las costas gallegas. Todas tienen las mismas dimensiones (30×40 cm.) y llevan grabada la misma palabra “TJIPETIR”.

La noticia del hallazgo, de lo que en un principio se supuso era la primera, en una playa de Cornualles (Inglaterra) durante el verano del 2012, fue de inmediato bautizada como “misteriosa” por los medios de comunicación, al tiempo que, todavía más “adornada”, daba la vuelta al mundo por la “Red”, difusión que permitió descubrir que ni era la primera ni la única, pues eran numerosas las que se habían encontrado a lo largo de las costas del norte de Europa, aunque nadie daba una respuesta razonable a su origen, cuando era más que obvio que procedían de un pecio.

Estas tablas, semejantes a las de madera que se utilizan en las cocinas para cortar, eran bloques de gutapercha, y la inscripción correspondía al nombre de la factoría holandesa que desde mediados del siglo XIX, y hasta bien entrado el XX, las manufacturó con el látex producido a partir de la savia de los árboles (Palaquium) que poblaban los bosques de la isla de Java, que, por aquel entonces, era colonia holandesa.

Factoría Tjipetir. Proceso de corte y troquelado de las tablas de gutapercha.

Factoría Tjipetir. Proceso de corte y troquelado de las tablas de gutapercha.

Pero la fábula había comenzado, y fue creciendo conforme seguían apareciendo por las playas, creando un halo de misterio y un sin fin de conjeturas entre las que destacaba, ¿cómo no? la que se atribuía al Titanic, del que se decía transportaba un cargamento de estos bloques. Esta suposición, que carecía de fundamento, venía de perlas para escribir una novela (que intención, hay), llenaba de gozo a quienes poseían uno, dada la cotización que llega a tener cualquier objeto relacionado con este barco, y alentaba la fantasía de los más crédulos.

Postal que la naviera del “Miyazaki Maru”, regalaba a los pasajeros en el momento de su embarque.

Postal que la naviera del “Miyazaki Maru”, regalaba a los pasajeros en el momento de su embarque.

Y así, hasta que en diciembre del recién pasado año, Alison Kentuck, funcionaria del “Received of Wreck”, el Organismo Británico cuya misión principal es la aplicación de la ley en naufragios y su rescate, manifestó que estos hallazgos, más los que desde tiempo atrás había recogido el citado organismo, están emergiendo del pecio del Miyazaki Maru, un mercante mixto (carga y pasaje) japonés, hundido 150 millas al oeste de las islas Scilly, el 31 de mayo 1917, durante su viaje de Yokohama a Londres. El causante del hundimiento, fue el submarino alemán U-88, comandado por Walther Schwieger, que, el 7 de mayo de 1915, había hundido al RMS Lusitania.

!Qué fuente inagotable de mitos y leyendas es el mar!


NOTICIAS

Islas Galápagos

Ecuador prohíbe la utilización de bolsas y vasos de plástico, y así también los envases de “expumaflex” (poliexpan), en todo el archipiélago. !A ver si cunde el ejemplo!

BANDERIN-DE-ALERTAArgentina: nueva bandera de alerta en las playas

Ante las muertes causadas por las descargas eléctricas en las playas, el Gobierno Argentino ha dispuesto que, a partir del próximo verano, una nueva bandera de color negro, se sumará a las cuatro que indican los niveles de peligrosidad en las playas. Cuando dicha bandera ondee, los bañistas deberán abandonar la playa y buscar un refugio seguro.

La marina de los EE.UU., prueba con éxito un “dron” espía que imita a un atún

El prototipo, que se controla mediante un “joystick” o de forma programada, mide metro y medio de largo, pesa 45 Kg., y puede operar hasta 100 m de profundidad. El “dron” imita perfectamente a un atún, tanto en apariencia como en movimientos. (Al menos, dejarán de utilizar delfines vivos para sus experimentos).

Mapa de la plataforma continental del océano Ártico en la que se muestra la porción reclamada por Dinamarca.

Mapa de la plataforma continental del océano Ártico en la que se muestra la porción reclamada por Dinamarca.

Dinamarca reclama una parte de la plataforma continental del Océano Ártico

Al igual que Canadá, Noruega, Rusia y los Estados Unidos, Dinamarca aspira a controlar tanto “territorio” Ártico como le sea posible, y ha reclamado, ante las Naciones Unidas, derechos de soberanía sobre un área de alrededor de 900.000 kilómetros cuadrados de la plataforma continental del océano Ártico. (Según el Servicio Geológico de los EEUU, la región contiene el 30% del gas natural no descubierto del mundo, y el 15% de su petróleo).


EFEMÉRIDES

23-01-1960.

El ingeniero y oceanógrafo suizo Jacques Picard y el teniente Don Walsh de la US Navy, logran posarse en el fondo de la fosa de las Marianas a bordo del batiscafo Trieste de Augusto Piccard, lo que supuso una inmersión de 10.916 metros y la llegada del hombre a la mayor profundidad de los mares. No deja de ser curioso que mientras tan solo tres personas han logrado alcanzar el punto más bajo de la superficie terrestre (el director de cine canadiense James Cameron lo consiguió el 26 de marzo de 2012), han sido doce los que han pisado la Luna.

28-01-1701.

Nace en París Charles Marie de la Condamine, militar, matemático y geógrafo francés, miembro de la expedición de la Academia Francesa de Ciencias, para la medición del meridiano terrestre cerca del ecuador, en la que participaron los tenientes de navío de la Armada Española Jorge Juan y Santacilia y Antonio de Ulloa y de la Torre-Guiral.