“La desaparición de los Neanderthales sigue siendo un misterio”


RUTH BLASCO Investigadora del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH). Codirectora del yacimiento de la Cova de les Teixoneres, Barcelona.

RUTH BLASCO. Investigadora del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH). Codirectora del yacimiento de la Cova de les Teixoneres, Barcelona.


 

Adelantos –Ustedes han constatado que esa cueva estuvo habitada largo tiempo por homínidos que la abandonaron hace unos 35.000 años, y que no fue ocupada por los “sapiens” hasta 7.000 años después. Ese lapso de tiempo ¿pone en entredicho cosas que creíamos hasta ahora?

Ruth Blasco –Más que poner en entredicho lo que hasta ahora se conocía, yo creo que este dato contribuye a confirmar que la extinción de los neandertales no fue un proceso uniforme en todas las regiones europeas. En el Nordeste de la Península Ibérica, los pocos yacimientos que registran la transición entre el Paleolítico medio y el superior siempre tienden a mostrar un vacío de ocupación humana entre ambos períodos, el cual puede ser más o menos largo en función del lugar donde se localicen. Así, los yacimientos situados cerca de los corredores naturales, como por ejemplo los grandes ríos, parecen recoger una presencia temprana de grupos sapiens. Este es el caso del Abric Romaní situado a pies del río Anoia (Capellades, Barcelona), donde el último nivel de Paleolítico medio tiene unos 40.000 años de antigüedad, luego, un vacío de aproximadamente unos 2.000 años y el primer nivel de Paleolítico superior con unos 38.000 años. Sin embargo, otros sitios como las Fuentes de San Cristóbal, situado en un valle pirenaico de la provincia de Huesca, en Beranuy, presenta continuidad de grupos neandertales hasta hace 36.000 años y un vació de más de 7.000 años hasta la llegada de los primeros sapiens a la zona. Parece, pues, que el modelo que se desarrolla en esta región geográfica del Nordeste peninsular contempla una llegada temprana de grupos sapiens y un “arrinconamiento” desigual de grupos neandertales en áreas aisladas y, quizás, algo marginales. Teixoneres, al situarse en una zona elevada y relativamente aislada como es la comarca del Moainès, en Barcelona, podría incluirse dentro de este modelo.

Parte superior de la secuencia estratigráfica de la Cova de les Teixoneres, foco del trabajo publicado en la revista Radiocarbon.

Parte superior de la secuencia estratigráfica de la Cova de les Teixoneres, foco del trabajo publicado en la revista Radiocarbon.

“No sabemos por qué, entre unos ocupantes y los siguientes, la cueva estuvo miles de años deshabitada”

–Han encontrado uds. en esa cueva “industria lítica”, restos de actividad humana, pero no saben exactamente a quién atribuirla. ¿Cuántos candidatos entran ahí?

–Para responder a esta pregunta, es necesario contextualizar los datos dentro de su contexto arqueológico. Las nuevas dataciones publicadas en la revista Radiocarbon nos dan fechas generales entre 45-35 mil años para el nivel III y II de Teixoneres. El nivel III ha proporcionado fechas en la parte más inferior del depósito de unos 45 mil años, y en la parte más superior, alrededor de 40 mil. Este nivel está asociado a una industria musteriense (neandertal) clara que localizamos a lo largo de todo el paquete sedimentario. El problema viene con el nivel II, el cual ha proporcionado unas dataciones entre 40 y 34 mil años. Este nivel no muestra cambios drásticos en el conjunto faunístico, pero sí una escasez de piezas líticas, que además no son diagnósticas, y que por tanto, no podemos atribuirlas de momento y de forma segura a ningún tecno-complejo que lo relacione bien con sapiens o bien con neandertales. Luego, quizás, podríamos tener algo “transicional” en este nivel, con unos 35 mil años, pero que todavía no sabemos exactamente de qué se trata. Lo que es seguro es que después se produce un momento de desocupación humana en la cueva hasta cerca de los 28 mil años, e inmediatamente después la cueva se sella con una costra estalagmítica que cubre toda la superficie de la cavidad, con más o menos espesor dependiendo de la zona.

Este año, vamos a excavar de nuevo el nivel II en una zona interna de la cueva con la intención de recuperar más material y averiguar algo más sobre la especie que ocupó Teixoneres en torno a los 35 mil años.

"Bayesian model" de fechas obtenidas en la Cova de les Teixoneres y publicadas en la revista Radiocarbon (Figura 6 en Talamo et al., 2016)

“Bayesian model” de fechas obtenidas en la Cova de les Teixoneres y publicadas en la revista Radiocarbon (Figura 6 en Talamo et al., 2016)

–La Cova de Les Teixoners, en Barcelona, ¿podría ser el último emplazamiento “neanderthal” en la Península?

–No podemos aventurarnos a afirmar esto, y más en la Península Ibérica donde hay una dicotomía Norte-Sur tan fuerte. En el sur, las dataciones de una desaparición de los neandertales siguen siendo llamativamente recientes, indicando que estos homínidos pudieron sobrepasar estos 35.000 años, como ocurre en Gorham’s Cave, en Gibraltar. Sin embargo, Teixoneres podría reducir la distancia temporal entre la desaparición de estos grupos en el Norte y en el Sur, planteando un escenario complejo con varios puntos de posible permanencia en la Península Ibérica.

Industria lítica musteriense del nivel III de la Cova de les Teixoneres.

Industria lítica musteriense del nivel III de la Cova de les Teixoneres.

“Los neanderthales debían tener un lenguaje articulado que les permitía planificar”

–Hace un tiempo, se dijo que nosotros llevamos genes del “neanderthal” en nuestro ADN y que ellos ya habían desarrollado un lenguaje. ¿Todos los especialistas lo dan por confirmado?

–El lenguaje entre los neandertales está plenamente asumido desde hace muchos años, sobre todo desde que se localizó un hueso hioides en uno de los individuos enterrados en la cueva de Kebara (Israel). También los estudios sobre el oído desarrollados con los esqueletos de la Sima de los Huesos de Atapuerca (Burgos) apuntan en esta dirección. También la Arqueología aporta pruebas indirectas de la existencia de un lenguaje complejo a partir de los estudios sobre aprendizaje y distribución espacial. Yo, como zooarqueóloga y tafónoma, no entiendo la caza de animales peligrosos que practicaban estos homínidos, como bisontes e incluso mamuts, sin una planificación previa y el desarrollo de unas estrategias complejas que requieren un lenguaje articulado acorde.

La segunda cuestión es la del ADN compartido. La genética está avanzando a pasos agigantados recientemente y todo apunta a que tenemos un cierto porcentaje de nuestro genoma compartido con los neandertales. Va a ser interesante ver cómo evoluciona este debate, porque estoy segura de que abrirá la puerta al desarrollo de muchas cuestiones interesantes, como la dinámica de poblaciones entre los neandertales (migraciones), las relaciones sociales intragrupales y extragrupales y, cómo no, la hibridación con los sapiens.

–¿Sabemos algo más acerca de por qué desaparecieron?

–Las razones de su desaparición siguen siendo aún un misterio. Desde mi perspectiva, debemos ir por partes. Yo pienso que ahora estamos en una fase en la que debemos intentar averiguar cómo se produce la desaparición en los diferentes territorios europeos, y cuando hayamos sido capaces de recopilar estos datos, es posible que los modelos que surjan darán mayor solidez a los estudios del por qué.

Hueso plano con marcas de corte del nivel III de la Cova de les Teixoneres.

Hueso plano con marcas de corte del nivel III de la Cova de les Teixoneres.

“De haber sobrevivido los neanderthales, nuestras relaciones con ellos serían difíciles”

–De haber sobrevivido la especie, ¿cómo cree que habrían evolucionado los “neanderthales”?

–Bueno. Yo no soy muy aficionada a la Arqueología ficción, pero sí puedo atreverme a “especular” sobre cómo hubieran sido los neandertales. Como se ha visto en los yacimientos de hace 80.000 años en Próximo Oriente, está claro que estos homínidos tenían un gran potencial, similar al nuestro, al de los sapiens en su mismo momento. ¿Quién sabe? Si hubieran subsistido quizás hubiéramos asistido a una evolución cultural paralela entre ellos y nosotros. No se me ocurre cómo hubieran podido ser las relaciones entre las dos especies, pero viendo cómo se han comportado los sapiens a lo largo de toda la historia, supongo que difíciles.

Foto portada: Proceso de excavación en la Cova de les Teixoneres durante la campaña de excavación 2015.

Foto portada: Proceso de excavación en la Cova de les Teixoneres durante la campaña de excavación 2015.