“La escasez de nuevos antibióticos se debe a la pérdida de interés de las empresas farmacéuticas”


 

XAVIER DAURA. Investigador ICREA y director del Instituto de Biotecnología y Biomedicina de la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha dirigido un proyecto de la UE contra bacterias multirresistentes.

XAVIER DAURA. Investigador ICREA y director del Instituto de Biotecnología y Biomedicina de la Universidad Autónoma de Barcelona.
Ha dirigido un proyecto de la UE contra bacterias multirresistentes.


 

Adelantos -¿Qué es una bacteria multirresistente?

Xavier Daura –Aunque existen distintas definiciones, especialmente en relación a distintos grupos de bacterias, en general se entienden como multirresistentes aquellas bacterias que no muestran susceptibilidad a antibióticos pertenecientes a 3 o más familias distintas. Para su determinación, se tienen en cuenta únicamente resistencias adquiridas, puesto que algunas bacterias son intrínsecamente resistentes a determinados antibióticos, y aquellos antibióticos que están prescritos para la especie bacteriana en cuestión.

“Es decisivo para reducir el uso innecesario de antibióticos contar con un diagnóstico sencillo y preciso que distinga entre infección bacteriana y viral, ya en atención primaria”

–A los virus no les afectan los antibióticos, su caso es distinto…

–Los antibióticos actúan inhibiendo funciones moleculares esenciales para la célula bacteriana o afectando la integridad de su pared celular. Los virus son microbios acelulares muy simples que no disponen de dichas funciones (de hecho, no pueden considerarse organismos vivos) sino que utilizan las funciones moleculares propias de la célula huésped infectada para, según la información contenida en el genoma vírico, producir una serie de factores víricos y reproducirse. Por lo tanto, las dianas contra las que dirigimos los antibióticos existen en las bacterias, pero no en los virus. Uno de los factores decisivos para reducir el uso innecesario de antibióticos, clave en la lucha contra la aparición de resistencias, es poder contar con métodos de diagnóstico sencillos y precisos para la distinción de infecciones bacterianas y virales en el mismo centro de atención primaria. La Comisión Europea acaba de anunciar un premio millonario en este sentido.

“El uso de antibióticos como promotores del crecimiento en ganadería está prohibido en el 51% de países pertenecientes a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE)”

–Al parecer, muchos antibióticos son empleados en la alimentación de animales de granja para acelerar el crecimiento, etc. ¿Qué papel juega eso en la proliferación de bacterias multirresistentes?

–Existe un acuerdo general entre especialistas y agencias gubernamentales en que el problema de la resistencia a antibióticos debe tratarse de forma global (“One Health”), es decir, mediante la coordinación de los sectores de salud humana y veterinaria y la cooperación internacional. La Comisión Europea dispone de un plan de acción específico en este sentido. Más allá de su uso estrictamente terapéutico, la utilización de antibióticos para animales de granja puede tener una función profiláctica (para la prevención de infecciones) o de promoción del crecimiento. Estos usos dependen de la legislación de cada país y, de hecho, el uso de antibióticos como promotores del crecimiento está prohibido en el 51% de los países pertenecientes a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE). No se ha establecido si una utilización demasiado permisiva de antibióticos en animales de granja realmente contribuye, y en qué grado, al incremento de resistencias observado en patógenos humanos. Sin embargo, el hecho de que en gran medida los antibióticos usados para animales sean iguales a los usados para humanos hace pensar que pueda darse esta relación.

“Infecciones muy prolongadas con Helicobacter pylori o Chlamydia trachomatis pueden aumentar el riesgo de cáncer gástrico o de cuello de útero”

–Se dice que, aunque ha reforzado algunos, la industria farmacéutica no nos ha dado un antibiótico completamente nuevo desde los años setenta. ¿Es cierto?

–En los últimos 30 años, se han puesto en el mercado solamente 3 antibióticos que puedan tener la consideración de nueva familia. En el caso particular de antibióticos efectivos contra bacterias gram negativas, entre las que se encuentra el mayor número de multirresistentes, la última nueva familia de antibióticos fueron las fluoroquinolonas, descubiertas hace más de 40 años. Esta escasez de nuevos tipos de antibióticos se explica en parte por la pérdida de interés de las empresas farmacéuticas en este producto durante las últimas décadas. Los elevados costes de desarrollo, su administración puntual y de corta duración y la aparición de resistencias que pueden poner fecha de caducidad al producto convirtieron a los antibióticos en un aparente mal negocio. Sin embargo, esta situación está actualmente revirtiendo y algunas de las grandes farmacéuticas, junto con empresas biotecnológicas, están volviendo a este sector.

–¿Qué sabemos sobre el posible origen bacteriano de enfermedades como la esclerosis múltiple, ciertos tipos de cáncer, artritis, asma, y otras?

–El desarrollo de una enfermedad autoinmune es un evento relativamente raro en el que confluyen susceptibilidad genética y factores ambientales. Entre los factores ambientales se sabe que algunas infecciones víricas y bacterianas son capaces de inducir o precipitar la respuesta autoinmune, mediante diversos mecanismos. No obstante, recientemente se ha sugerido que algunas infecciones podrían también proteger contra, o incluso abortar, procesos autoinmunes, dependiendo de la relación establecida entre el microorganismo y el huésped. En cuanto a la relación con el cáncer, se sabe que infecciones con determinados virus, bacterias y parásitos son un factor de riesgo para tipos de cáncer específicos. Entre las bacterias, infecciones muy prolongadas con Helicobacter pylori o Chlamydia trachomatis pueden aumentar el riesgo de cáncer gástrico o de cuello uterino, respectivamente.

“La Comisión Europea está llevando a cabo un plan contra la resistencia bacteriana; pero ¿está sustentado por un presupuesto adecuado?”

–En toda esta situación ¿qué podrían, qué deberían hacer nuestros gobernantes, y no hacen?

–Como ya he comentado, la Comisión Europea está llevando a cabo un plan de acción, que parte de una aproximación global que cubre los distintos aspectos de la lucha contra la resistencia bacteriana a antibióticos, y tiene en cuenta a todos sus actores. La pregunta fundamental es si las distintas actuaciones planificadas están sustentadas por un presupuesto adecuado. Ejemplos como la Iniciativa para la Programación Conjunta sobre Resistencia a Antimicrobianos (JPIAMR), lanzada en 2014 para dar apoyo a la investigación científica en este campo, muestran de forma muy clara qué países se toman en serio este tema y cuales se limitan a la aportación simbólica.