Scott de Martinville, una voz surgida del hollín


Edison no fue el primero en grabar una voz humana

No se sabe con exactitud el día, pero se sabe que fue un día de finales de 1877 cuando un aparato grabó por primera vez la voz de Thomas Alva Edison. Era un invento suyo: el fonógrafo, un cilindro recubierto de una capa de cera sobre la que una aguja fijada a una membrana vibratoria (un diafragma) recibía directamente las vibraciones del aire producidas por la voz, y marcaba las fluctuaciones. Cuando la aguja volvió a pasar sobre el surco hecho en la cera, el aparato repitió la voz de Edison, que había dicho simplemente “hello”.

Más tarde, cuando perfeccionó aquel rudimentario fonógrafo con una capa de papel de plomo en lugar de la cera, la primera frase empleada por Edison para la siguiente grabación fue “Mary had a little lamb” (“Mary tenía un corderito”), una canción de cuna muy popular en aquel tiempo. Edison presentó la solicitud de patente del fonógrafo el 17 de Diciembre de 1877.

Edison y su fonógrafo.

Sin embargo, un aparato llamado fonoautógrafo había sido desarrollado años antes, diecisiete años antes, por el francés Êdouard-Léon Scott de Martinville, que había “grabado” una voz humana en 1860. Pero el nombre de su aparato significa que estaba concebido para producir una imagen gráfica del sonido (sobre un papel ahumado) para ser visto, no oído. O sea, Martinville, más que grabar una voz, la “fotografió”.

Los investigadores creen que ésa “grabación”, la mejor conservada, se efectuó el 9 de Abril de 1860, pero lo único cierto es que el francés había presentado la solicitud de patente de su fonoautographe en la Academia Francesa de las Ciencias el 26 de Enero de 1857. Le fue concedida el 25 de Marzo.

En el 2008, la organización First Sounds rescató ése registro, un rodillo de papel conservado en la Academia Francesa. En el laboratorio Lawrence Berkely, se hizo un escaneado de los fonoautogramas en alta resolución, se descompuso el sonido en 16 pistas, luego remezcladas, y, tras varios procesados, se consiguió, partiendo de aquélla capa de hollín, convertir el fonograma original en sonido reproducible y razonablemente audible. Lo que se oye finalmente es una voz fantasmal, presumiblemente de mujer, entonando una nana tradicional francesa, “Au clair de la lune”, durante unos 12 segundos. (DM)


Pinchar aquí para escuchar grabaciones de Scott de Martinville y Edison.

https://www.youtube.com/watch?v=CHMivc_LHQg


Foto portada: Êdouard-León Scott de Martinville.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies