“Las ‘gafas electrópticas’ corregirán las cataratas sin necesidad de cirugía”


PABLO ARTAL, catedrático y director del Laboratorio de Óptica de la Universidad de Murcia. Premio “medalla Edwin H Land”, que concede la Sociedad Americana de Óptica por su contribución en el avance de métodos de diagnóstico y corrección en óptica visual. En 2013, le fue adjudicada una exclusiva “Advanced Grant” del Consejo Europeo de Investigación y, en 2015, obtuvo el premio “Rey Jaime I” de Nuevas Tecnologías.Tiene en su haber más de 20 patentes internacionales y ha sido co-fundador de tres empresas de base tecnológica. Pionero en el desarrollo de avances para el estudio de la óptica del ojo, está considerado líder mundial en su campo, en actividades de investigación íntegramente concebidas y desarrolladas en España. Así como varios de sus resultados e ideas han sido introducidos en instrumentos y dispositivos utilizados actualmente en Óptica y Oftalmología, algunas de sus propuestas de corrección óptica forman parte ya de la práctica clínica en todo el mundo.

Adelantos –Usted y su equipo trabajan en un sistema que permite ver a través de un cristalino ya opaco por las cataratas, sin cirugía…

Pablo ArtalEn todos los ojos, la difusión de la luz aumenta con la edad y, en un momento  dado, alcanza tal magnitud que llegamos a tener cataratas. Están causadas por opacidades que se van generando en el cristalino (la lente) del ojo, que aumenta la difusión de la luz degradando la imagen de la retina y la visión. Las cataratas son el resultado de un proceso natural de envejecimiento progresivo que puede durar varios años y en el que las propiedades ópticas del cristalino se degradan gradualmente afectando la visión principalmente debido a un aumento de la dispersión intraocular que reduce la sensibilidad al contraste. En los pacientes con cataratas se reduce su calidad visual enormemente, especialmente en la presencia de fuentes luminosas en el campo visual.

“Nuestro trabajo no pretende sustituir a la cirugía, pero sí actuar donde ésta no es posible”.

Actualmente, la solución quirúrgica de las cataratas se realiza de manera sencilla (normalmente, de forma ambulatoria) y con mucho éxito. Consiste en la extracción del cristalino cataratoso y en el implante de una lente artificial (lente intraocular) en su lugar.

–Su sistema ¿es una alternativa “total” a la intervención quirúrgica, o sólo es para determinados casos y circunstancias?

–Nuestro trabajo no pretende sustituir las cirugías, sino contribuir en aquellos casos donde esta no sea posible por algún motivo. Además, el oftalmoscopio que estamos desarrollando tiene otra importante función: conocer el estado de la retina en casos de cataratas avanzadas. Suele ser común que en un mismo paciente cuando aparecen las cataratas pueda a la vez tener un problema de degeneración retiniana asociada a la edad. En estos casos, el médico y el paciente se enfrentan al posible dilema de cuál será la posible ganancia de la cirugía de las cataratas si la retina está mal. Ocurre que en casos de cataratas avanzadas es difícil conocer el estado de la retina. Cuando nuestro sistema esté en operación en la clínica, será posible conocer el estado de la retina incluso con cataratas avanzadas. Cuando estos dispositivos estén disponibles, podrán jugar un papel en algunos casos particulares.

“Ahora, el miope puede elegir entre unas gafas o una operación; el afactado de cataratas también podrá”.

A pesar de los enormes éxitos que se han conseguido en las últimas décadas en la cirugía de la catarata, tuve la idea de desarrollar dispositivos opto-electrónicos que permitieran “ver” a través de las cataratas. Que de alguna forma la cirugía fuera electiva. Y lo mismo que en la actualidad alguien con miopía puede corregirse con gafas u operarse, algo similar pudiera aplicarse a las cataratas. Debe tenerse en cuenta que todavía en la actualidad las cataratas son la principal causa de ceguera en el mundo. En muchos países en vías de desarrollo, muchas personas no tienen acceso a la cirugía. Si desarrolláramos dispositivos de corrección de coste moderado podría suponer un gran avance en la calidad de vida de muchas personas.

–¿Qué recuperará y qué no la persona con cataratas que utilice esas lentes?

–En el caso de los sistemas de corrección visual, que todavía están en desarrollo, su eficacia dependerá del grado de catarata, aunque es previsible que obtengamos una corrección casi completa.

–¿Servirán unas lentes para toda la vida, o habrá que ir cambiando?   

–Esta tecnología esta pensada para periodos y situaciones concretas, más que ser algo definitivo.

“El dispositivo permitirá al oftalmólogo diagnósticos muy precisos, pudiendo ver la retina a través de la catarata”

–Ese sistema, además de mejorar la visión del paciente, ¿mejorará también la del oftalmólogo en su consulta…?

–Si, como he mencionado antes, el dispositivo del que ya tenemos un prototipo ayudará al medico oftalmólogo a ver la retina del paciente a través de sus cataratas. Esto le permitirá tener un diagnostico mas preciso y ayudarle en el tratamiento.

“Estas gafas llegarán al mercado en unos diez años”.

¿Será una patente española ? ¿Cuándo podremos ir a la óptica a comprarnos esas gafas?

–Si, por supuesto. Nuestras investigaciones que tienen posibilidades de aplicación las patentamos, primero en España y posteriormente las extendemos a todo el mundo. Aunque en este caso, mi interés es que estas soluciones pueden llegar a todo el mundo de la forma más fácil.

Las “gafas electrópticas” aún tardaran varios años en estar disponibles de manera comercial. Espero que mucho antes las tengamos como prototipos de laboratorio. En ciencia y tecnología, los procesos son siempre largos. Nos queda un camino aún largo para que este sistema esté disponible. Se puede esperar que tengamos algo disponible no antes de unos 10 años.

“No habríamos podido desarrollar este sistema con financiación sólo nacional”.

–El Consejo Europeo de Investigación les ha concedido una beca de 2,5 millones de euros para desarrollar el proyecto. ¿Habrían podido hacerlo dependiendo exclusivamente del apoyo económico a la ciencia en nuestro país?

–En efecto, el Consejo Europeo de Investigación financia estas investigaciones dentro del proyecto SeeCat. La dotación es generosa y no se hubiera podido obtener con fuentes sólo nacionales. En este sentido, este es un trabajo de una envergadura que solamente este tipo de financiación la puede hacer posible.

Vista de un cristalino con cataratas, obtenida con el nuevo sistema.

Vista de un cristalino con cataratas, obtenida con el nuevo sistema.

Imagen del ojo obtenida por el nuevo sistema. Se aprecia un corte del cristalino (la lente del ojo) donde se ven las opacidades causadas por las cataratas: un ojo normal tendría una lente transparente.

Imagen del ojo obtenida por el nuevo sistema. Se aprecia un corte del cristalino (la lente del ojo) donde se ven las opacidades causadas por las cataratas: un ojo normal tendría una lente transparente.