“Hay ‘mafias de la arena’ que han producido ya víctimas mortales”


Quizá  no sabíamos que la arena es el material más sobreexplotado del planeta, y que su demanda crece a velocidad imparable en todas partes. Su uso creciente en la restauración de costas o en la fracturación hidráulica para extraer gas y petróleo son sólo parte del impacto que su extracción, traslado y procesamiento están produciendo al impulsar el cambio climático, la expansión de especies invasoras y la dispersión de enfermedades infecciosas.

Aurora Torres, investigadora postdoctoral en el German Centre for Integrative Biodiversity Research y la Martin-Luther University en Leipzig (Alemania).


Adelantos¿Por qué se ha disparado la demanda de arena?

Aurora Torres. –Principalmente, por la expansión y el desarrollo urbano sin precedentes a escala global. La arena es un elemento indispensable de las ciudades, ya que se emplea para producir hormigón, cristal, asfalto, productos electrónicos…Eso hace que, a día de hoy, la arena y la grava sean los materiales más extraídos en el mundo, mucho más que los combustibles fósiles o la biomasa. Pero es que, además, se necesitan enormes cantidades de arena para combatir la erosión costera –especialmente a medida que aumenta el nivel del mar por el calentamiento global– o para producir energía mediante la técnica del fracking.

“Se cree que la arena transportada por río en barcos ha contribuido a la expansión de la almeja Corbicula fluminea, que amenaza a especies autóctonas y produce graves daños económicos”

¿De qué manera suele afectar al ecosistema de un lugar determinado esa arena trasladada desde otro?

-Por ejemplo, puede haber un cierto riesgo de introducción de especies invasoras. De hecho, hay varios puntos de Europa donde se ha sugerido que el transporte de arena por río en barcos, del punto de extracción al de consumo, ha contribuido a la expansión de la Corbicula fluminea, una almeja originaria de Asia con un gran potencial colonizador que constituye una gran amenaza para las especies autóctonas y que genera enormes daños económicos.

-¿Qué efectos se producen en el lugar de donde fue extraída? 

-La extracción intensiva de arena en sistemas fluviales y costeros afecta a la integridad de estos sistemas mediante tres mecanismos: el aumento de la erosión, el incremento de materiales en suspensión y las alteraciones físicas en el fondo de ríos, lagos, o zonas costeras. Como resultado, hay un gran abanico de especies que se encuentran amenazadas por este tipo de actividades desde el delfín del Ganges (Platanista gangetica) a cocodrilos, peces, corales o moluscos. Pero es que, además, la degradación de los sistemas naturales afecta a la provisión de servicios ecosistémicos y, por tanto, al bienestar humano. Uno de las consecuencias más evidentes que se deriva del aumento de la erosión es la mayor vulnerabilidad a fenómenos naturales como inundaciones, tormentas o tsunamis.

“Se ha constatado una mayor prevalencia de la malaria y de la úlcera de Buruli en zonas com puntos de extracción de arena”

-De todo lo cual se deriva que los movimientos de arena contribuyen a propagar enfermedades como la malaria, y al avance de especies invasoras…

-Así es. Lo que ocurre es que las actividades extractivas pueden resultar en la formación de nuevos puntos de agua estancada que se convierten en perfectas zonas de reproducción para los mosquitos, como las especies de Anopheles que transmiten la malaria. Como resultado, se ha constatado una mayor prevalencia de la malaria en zonas donde hay puntos de extracción de arena en países como Sri Lanka, Irán, Tanzania, Gambia, o Uganda. Además, también parece haber una correlación entre estos puntos de agua y la prevalencia de una enfermedad infecciosa emergente, la úlcera de Buruli, con mayor incidencia en países de África occidental.

Extracción de arena en el lado oeste del puente Mabukala, en Karnataka, India.

 

-¿Qué lugar ocupa en todo esto el Cambio Climático?

-Precisamente, he participado recientemente en un congreso sobre materiales estratégicos para un futuro “low-carbon” en Oxford donde se ha hablado mucho de los materiales de construcción como la arena. Por una parte, la extracción, transporte y procesamiento de arena para fabricar hormigón, cristal u otros productos genera gases de efecto invernadero. Además, a medida que la arena se convierte en un recurso escaso o a proteger el transporte desde las zonas de extracción a las zonas de consumo está haciéndose cada vez a mayores distancias, y con ello aumentan las emisiones de gases de efecto invernadero. Pero no solo eso. Como todos sabemos, una de las principales consecuencias del calentamiento global es la subida del nivel del mar, que por una parte contribuirá a aumentar la erosión costera y por otra hará necesario la construcción de infraestructuras para recuperar terreno al mar. Ambas consecuencias aumentaran más aún la demanda de arena.

“En Emiratos Árabes Unidos, junto al Sáhara, para hacer el rascacielos Burj Khalifa, se importaron grandes cantidades de arena de Australia”

-Los desiertos de la Tierra no escasean precisamente en arena. ¿Por qué no se utiliza?

-Lo que ocurre es que la arena del desierto en general no es apropiada para la construcción. Los granos de arena están muy erosionados por el viento y son muy finos, redondeados y uniformes. El hormigón que se produce con este tipo de arena es de poca consistencia, lo que hace necesario tener que introducir otros ingredientes en la mezcla –que encarecen el proceso y lo hacen más contaminante– o tener que depender de otras fuentes de arena. Prueba de ello es que el Estado de los Emiratos Árabes Unidos que se encuentra junto al desierto del Sáhara se encuentre en el top ten de los países importadores de arena en el mundo. De hecho, para construir el rascacielos Burj Khalifa en Dubai se importaron grandes cantidades de arena de Australia.

Las bombas de extracción pueden mover un gran volumen de arena en corto espacio de tiempo, pudiendo operar de día y de noche en las cuatro estaciones del año.

“En 1970, ya se usó arena del Sáhara Occidental para crear la playa de las Teresitas en la isla de Tenerife”

-En las Islas Canarias, donde sí hay escasez de arena, hay empresas que la importan de Marruecos y, sobre todo, del Sáhara Occidental…

-En las islas Canarias la arena es un recurso escaso y costoso, pero muy demandado para la creación de playas artificiales y para el sector de la construcción, por lo que la mayor parte de la arena se importa. Hay investigaciones del SEPRONA en marcha sobre estas importaciones respecto del origen –Marruecos o el Sáhara Occidental–  y de su legalidad, con reportajes en medios como The Guardian. Alrededor de un 70% de las exportaciones de arena de Marruecos acaban en España, pero aquí lo que se discute es si la arena que llega a las islas canarias proviene del territorio del Sahara Occidental y si ha sido extraída sin el consentimiento del Frente Polisario. Ya en 1970, se usó arena del Sahara Occidental, cuando todavía era una colonia española, para crear la playa de las Teresitas en la isla de Tenerife.

“Singapur y Hong-Kong están entre los mayores importadores de arena del mundo; California importa grandes cantidades desde Vancouver, Canadá”

-¿En qué otros lugares está siendo especialmente activo ese tráfico de arenas?

-La región Asia-Pacífico es, a día de hoy, la que concentra la mayor extracción de arena y otros materiales de construcción, seguida de Europa y Norteamérica. Singapur o Hong-Kong se encuentran entre los mayores importadores de arena del mundo, y países como la India o China tienen un enorme mercado interno. No obstante, la arena es un recurso que se necesita en todo el mundo. Por ejemplo, regiones como California cada vez importan mayores cantidades de arena de la isla de Vancouver en Canadá, no por escasez de arena sino por restricciones a su extracción.

-¿Hay “mafias de la arena”?

-Sí, la arena se ha convertido en un recurso tan valioso y que genera tantos beneficios, que en países como la India, donde hay una demanda voraz por este recurso, han aparecido organizaciones criminales comúnmente denominadas “mafias de la arena”. En los últimos años cientos de personas han sido heridas y asesinadas en conflictos relacionados con estas mafias, incluyendo víctimas en la población local, activistas, periodistas o policías.

Extracción de arena en el Colvale (India).

 

-¿Cuáles son, resumidamente, las medidas que proponen uds, los científicos autores de esa investigación? 

-Nosotros proponemos tres líneas de actuación: mejorar el conocimiento de los sistemas involucrados en la extracción, transporte y consumo de arena; hacer un uso más eficiente de este recurso; y mejorar la gestión de los depósitos de arena.Sin duda, un uso más eficiente de este recurso contribuiría a aliviar la demanda de arena en muchas zonas, por ejemplo, fomentando el reciclaje de materiales de construcción. A medida que nos movemos de una economía lineal a una economía circular el reciclaje de este tipo de materiales cobrará un papel cada vez más importante. Dicho esto, reciclar sigue siendo más costoso en muchas zonas que extraer arena directamente. Además, es una alternativa factible para regiones que no están creciendo rápido, pero si pensamos en China, la India o África, no se puede responder a la enorme demanda de arena mediante el reciclaje, hay que ir más allá.

“El consumo de arena supera con creces nuestro conocimiento de los impactos ambientales y socioeconómicos que conlleva su extracción, comercialización y consumo”

Para un recurso como la arena, que es fácil de extraer y difícil de regular, un control efectivo en la planificación, concesión de permisos, extracción y seguimiento es crítico. Se necesitan tanto convenciones internacionales que se enfoquen en la extracción de minerales de construcción, como una aplicación efectiva de las normativas estatales y a escala local.

Finalmente, nuestro consumo de arena supera con creces nuestro conocimiento de los impactos ambientales y socioeconómicos que conlleva su extracción, comercialización y consumo. Necesitamos aproximaciones encaminadas a la integración de sistemas complejos, con equipos interdisciplinares que examinen los flujos de arena y sus consecuencias positivas y negativas desde el punto de extracción al de consumo, incluyendo su huella de carbono.

Foto portada: Suministro de arena en la costa holandesa. La arena se extrae a una cierta distancia de la costa y después es vertida en la playa o cerca de la línea de costa.

 


(En esta investigación han colaborado científicos del German Centre for Integrative Biodiversity Research (iDiv) (iDiv), la Martin Luther Universität Halle- Wittenbert (Alemania) y las universidades estadounidenses Boise State University, University of Georgia y Michigan State University. Aurora Torres, autora principal del artículo y líder del grupo de trabajo, comenzó este estudio como investigadora predoctoral en el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC)) de España.

Torres, A., Brandt, J.S., Lear, K. y Liu J. (2017) A looming tragedy of the sand commons. Science