Impulsividad y emociones negativas nos hacen más adictos a Internet y WhatsApp


Mucha gente no es capaz de salir de casa sin su teléfono móvil y cuando, por algún motivo, no lo llevan encima llegan incluso a sentir angustia, malestar o miedo. Algunos expertos han llamado a este fenómeno Nomofobia. Otras personas necesitan estar conectadas a Internet de forma continua, pudiendo llegar en algunos casos a desarrollar un uso problemático de Internet y a experimentar síntomas similares a los que aparecen en otras adicciones, como por ejemplo la adicción al juego (ludopatía). A esta problemática se le conoce en la calle como adicción a Internet, aunque lo cierto es que, por el momento, los manuales de psiquiatría y psicología no lo consideran una adicción. 

Por: Cristina Bernal. Doctora en Psicología e investigadora del Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológicos de la Universidad de Murcia (UMU).


Internet y el teléfono móvil forman parte de nuestras vidas y están muy presentes en todos los ámbitos de la vida. Los móviles han evolucionado mucho desde su aparición hasta nuestros días, han pasado de ser aquellos aparatos que permitían poco más que recibir y enviar llamadas, a ser prácticamente pequeños ordenadores en la palma de nuestras manos.

No obstante, pese a las ventajas que tiene el uso de Internet y el teléfono, es posible que su uso excesivo llegue a convertirse en problemático. Es posible que nos preguntemos ¿soy adicto a Internet? Aunque no existen unos criterios diagnósticos que permitan determinar si somos o no adictos a Internet, la mayoría de los autores que trabajan en este tema consideran que estos son algunos aspectos claves a tener en consideración:

• Tolerancia: Es necesario un marcado incremento en el uso de Internet para lograr satisfacción.

• Abstinencia: sentimientos de rabia, ira, tensión o depresión, entre otros, ante la imposibilidad de conectarse a Internet.

• Pérdida de control: Incapacidad o dificultad para controlar, recortar, o detener el uso de Internet.

• Deterioro social, laboral o académico, a consecuencia del uso de Internet.

Otra pregunta que podemos plantearnos es ¿Puedo llegar a ser adicto a Internet? Al igual que ocurre con otras adicciones, existen una serie de variables que ponen en riesgo o hacen más vulnerables a las personas a la hora de poder desarrollar adicción a Internet. Algunas de estas son: rasgos de personalidad, experimentar emociones negativas, soledad, presencia de psicopatología (como ansiedad, depresión, fobia social, dependencia a sustancia), etc.

El tipo de actividad online también se relaciona con la aparición de adicción a Internet. Así pues, por ejemplo, la mensajería instantánea es una de las actividades que se ha relacionado con esta problemática. De entre las aplicaciones de mensajería instantánea, WhatsApp es actualmente la herramienta más valorada y utilizada por los jóvenes en España.

Personas muy dependientes del WhatsApp llegan a experimentar el “síndrome de la vibración fantasma”.

  Al igual que ocurre con Internet, el uso de mensajería instantánea presenta muchas ventajas. Sin embargo, su uso desmedido puede ser problemático y acarrear consecuencias negativas para los usuarios. Todos conocemos a alguna persona que comprueba frecuentemente su teléfono para asegurarse de que no tiene ningún whatsapp nuevo y que incluso llega a experimentar malestar o angustia si manda un whatsapp a alguien y esta persona no le contesta rápidamente. A otras personas, esta dependencia al WhatsApp les lleva a experimentar lo que se conoce como “Síndrome de la vibración fantasma” y que, como su propio nombre indica, consiste en sentir vibrar el móvil cuando realmente esa vibración no ha existido.

Como hemos visto a lo largo de estas líneas, el uso desmedido de Internet y de mensajería puede repercutir negativamente en los usuarios. Por este motivo, desde la Facultad de Psicología de la Universidad de Murcia se realizó una investigación titulada :“Uso problemático de Internet e impacto negativo de WhatsApp en estudiantes universitarios” para, como su propio nombre indica, profundizar en el conocimiento de la adicción a Internet y conocer el impacto que el uso de WhatsApp puede tener en los jóvenes.

En primer lugar, se creó y validó un instrumento, la escala de Impacto negativo de WhatsApp (EINEW), que evalúa las principales problemáticas que pueden derivarse del uso excesivo de esta aplicación. A través del EINEW y una escala específica de uso problemático de Internet (GPIUS2), se analizó la relación de estas dos problemáticas con algunos rasgos de personalidad, el bienestar psicológico, el estado de ánimo negativo y el abuso de móvil.

Los jóvenes desarrollan mayor adicción a Internet, mientras las mujeres tienen más problemas que los varones por el uso excesivo de WhatsApp.

Según nuestra investigación, las personas con mayor adicción a Internet experimentan más impacto negativo de WhatsApp. Esto era esperable ya que investigaciones previas han señalado que las personas suelen tener predisposición a desarrollar adicciones similares.

También se ha observado que los estudiantes más jóvenes podrían ser más vulnerables para desarrollar adicción a Internet e impacto negativo de WhatsApp, y que las mujeres, en comparación con los varones, experimentan más problemas debidos al uso excesivo de WhatsApp, posiblemente debido a que ellas usan esta aplicación durante periodos de tiempo más prolongados.

Otro aspecto destacable es que las personas adictas al móvil abusan más del WhatsApp y, por consecuencia, experimentan una mayor repercusión negativa debido al uso excesivo de esta aplicación. Asimismo, las personas más impulsivas, al tener más dificultad para controlar su uso de Internet y de WhatsApp, experimentan mayor uso problemático de Internet e impacto negativo de WhatsApp. Las personas con emociones negativas tales como vergüenza, irritación, culpa también presentan más adicción a Internet e impacto negativo de WhatsApp. Finalmente, también se ha observado que aquellos que muestran nerviosismo, mayor nivel de ansiedad, mayor sensibilidad al ridículo, se sienten inseguros, descontentos y tienen propensión a la preocupación presentan mayor adicción a Internet y experimentan más repercusión negativa debido al uso de WhatsApp.

Para concluir, me gustaría destacar que esta investigación no sólo aporta al campo una herramienta novedosa, válida y fiable para evaluar el uso de WhatsApp, sino que además permite conocer algunas de las variables implicadas en el uso problemático de Internet y de WhatsApp. Ello resulta de vital importancia a la hora de llevar a cabo programas de prevención e intervenciones específicas para estas problemáticas.

Estos son tan sólo algunos de los resultados del estudio. Esta investigación puede descargarse de manera gratuita en el siguiente enlace https://digitum.um.es/xmlui/handle/10201/53462.


Referencia:

Uso problemático de Internet e Impacto negativo de WhatsApp en población universitaria”, por Cristina Bernal Ruiz (tesis doctoral dirigida por Ana Isabel Rosa Alcázar). Trabajo premiado con 3.000 euros por la Cátedra Inycom de la Universidad de Zaragoza.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies