“Las radiofrecuencias más peligrosas son las de telefonía móvil”


 

SILVANO MARCONI. Ingeniero Superior de Telecomunicaciones. Experto en comunicaciones por satélite y especialista en radiotelescopios, ha dirigido y trabajado en operaciones y proyectos para Alphastar International, Northrop-Italia, Radiotelevisión Italiana (RAI) Ministerio de Telecomunicaciones de Italia, etc. Ha sido condecorado por la OTAN por sus trabajos en operaciones y proyectos de telecomunicaciones dentro de ese organismo.

SILVANO MARCONI. Ingeniero Superior de Telecomunicaciones. Experto en comunicaciones por satélite y especialista en radiotelescopios, ha dirigido y trabajado en operaciones y proyectos para Alphastar International, Northrop-Italia, Radiotelevisión Italiana (RAI) Ministerio de Telecomunicaciones de Italia, etc. Ha sido condecorado por la OTAN por sus trabajos
en operaciones y proyectos de telecomunicaciones dentro de ese organismo.


 

 

Adelantos  –Alguna gente confunde radiofrecuencias con radioactividad…

Silvano Marconi –Por radiofrecuencias, se entiende la parte de la radiación electromagnética (señal y energía) con una frecuencia máxima de 300 GHz. Esas señales tienen actualmente un uso comercial, militar, médico y doméstico y su energía sube con la frecuencia. Las radiofrecuencias, así como la radiación electromagnética en general, resultan absorbidas por el cuerpo humano en forma de calor. La peligrosidad resulta baja, pero crece con la potencia emitida, con la frecuencia, con la cercanía y con el tiempo de exposición. La radioactividad es la emisión espontánea de partículas subatómicas de alta energía por parte del núcleo del átomo de algunas sustancias (cesio, uranio etc..). La emisión radioactiva está presente en centrales nucleares, en medicina y en aplicaciones militares. La radioactividad se acompaña a menudo con una radiación electromagnética de alta energía (rayos gama) y resulta altamente peligrosa para la salud (tumores).

–¿Qué es lo que todos deberíamos saber sobre teléfonos móviles, wifi, antenas y otros emisores de radiofrecuencias de uso cotidiano?

–Que todos emiten energía potencialmente peligrosa. La peligrosidad resulta relacionada, más que por la potencia emitida (generalmente baja) por la cercanía de la fuente (teléfono móvil y antenas) y por un eventual largo tiempo de exposición. Los aparatos WIFI, el aparato microondas de uso doméstico no son considerados peligrosos para la salud.

“Una antena de telefonía móvil puede ser dañina en un radio de decenas de metros”

–¿Dónde nos afecta más, y dónde menos, una antena de telefonía móvil?

–La energía emitida por una antena de telefonía móvil puede ser dañina para la salud humana en el área alrededor de la misma (en un radio de decenas de metros) dependiendo de numerosos factores. La antena del teléfono móvil puede ser dañina a causa de su cercanía con nuestro cerebro. Alrededor nuestro hay mucho más que la energía emitida por una antena de telefonía móvil. Desde el inicio del siglo pasado, la humanidad vive sumergida en un mar de radiofrecuencias, incluido el ambiente doméstico, pero se trata de niveles energéticos normalmente muy bajos y no peligrosos.

–¿Hay alguna forma de usar el móvil de modo que resulte menos perjudicial?

–Si… la de mano libres y auricular…porque evita poner el aparato, el móvil, en contacto con la oreja y casi con nuestro cerebro. Ese uso debería ser recomendado, hasta obligatorio, para los menores de edad.

“Usar el móvil en manos libres o con auricular debería ser obligatorio para los menores de edad”

–¿Está demostrado que las frecuencias superiores a 100 kHz inciden en nuestro organismo?

–Todas las radiofrecuencias penetran en nuestro organismo, produciendo calor. Las que más producen calor en nuestro cuerpo son las de entre 30 y 300 MHz. Pero se pueden alcanzar niveles peligrosos por frecuencias fuera de este campo, dependiendo de la potencia emitida, de la distancia de la fuente y del tiempo de exposición.

–¿De dónde proceden las radiofrecuencias más peligrosas, a su juicio?

–De ahí donde se concentran los tres factores de: frecuencia alta, alta potencia, y cercanía a la fuente como ocurre con las antenas emisoras. La telefonía móvil (antena del teléfono y antenas emisoras) son las que están más cerca a la comunidad humana. Otras antenas (emisores radio/TV, radares, antenas de comunicación por satélites) están confinadas en lugares aislados y constituyen un riesgo sólo para los operadores.

“Todas las radiofrecuencias penetran en nuestro organismo, produciendo calor”

–Las tuberías de acero de nuestras casas ¿tienen algo que ver con corrientes y campos eléctricos?

–Cualquier campo electromagnético genera corrientes eléctricas en cuerpos metálicos. Para las tuberías metálicas, el efecto es un mayor riesgo de corrosión donde los tubos están en contacto con el terreno.

–De todas las profesiones, ocupaciones, etc., ¿cuáles son, a su juicio, las más expuestas a radiación electromagnética?

–Operadores de aparatos electro-médicos, a causa del largo tiempo de exposición (rayos X y gamma), trabajadores en centrales nucleares, industrias donde se manipula material radioactivo. En el campo de las radiofrecuencias, los operadores de antenas de alta frecuencia y de alta potencia (telefonía móvil, radar, emisores radio/TV, y comunicaciones por satélites).

“La radiación emitida por líneas eléctricas de alta tensión parece relacionada con casos de leucemia en niños”

–De las radiaciones de muy baja frecuencia se habla poco. ¿Son inocuas?

–¡NO! siempre depende de la potencia y del tiempo de exposición. Por ejemplo, la radiación emitida por las líneas eléctricas de alta tensión (electroductos- 50Hz) parece relacionada con casos de leucemia en niños.

–Ud. tiene una condecoración de la OTAN, para la que fabricó, montó y comprobó emisoras de radio transportables; ha sido ingeniero de radio en el ministerio de Telecomunicaciones de Italia; ha diseñado emisoras de TV, ha trabajado en alineación de grandes antenas de microondas… ¿En cuál de esos sitios tenía ud que protegerse más (de las radiofrecuencias)?

–En centros de transmisión para comunicaciones con satélites, donde hay antenas parabólicas de gran diámetro (15 metros) y de gran potencia (10 KW) en microondas (2-13 GHz).