“Las CAR-Tcells son células del propio sistema inmune modificadas para atacar al cáncer”


 

ALBERTO ORFAO Catedrático de la Universidad de Salamanca, investigador principal del Centro de Investigación del Cáncer (CIC-IBMCC). Galardonado con el III Premio en Biomedicina Aplicada de la Fundación Valdés-Salas, que reconoce investigaciones empleadas con éxito por una empresa (Cytognos SL).

ALBERTO ORFAO
Catedrático de la Universidad de Salamanca, investigador principal del Centro de Investigación del Cáncer (CIC-IBMCC). Galardonado con el III Premio en Biomedicina Aplicada de la Fundación Valdés-Salas, que reconoce investigaciones empleadas con éxito por una empresa (Cytognos SL).


 

–El grupo de investigación que ud dirige trabaja sobre inmunología y cáncer. ¿Cuántos cánceres puede destruir nuestro sistema inmunitario a lo largo de una vida, sin que lo sepamos?

–Es difícil poder decirlo con precisión, ya que la vigilancia establecida por el sistema inmune es continua. No obstante, en sentido estricto, seguramente podemos decir que casi ninguno, ya que el sistema inmune actuaría en fases muy tempranas, antes del desarrollo pleno del cáncer (es decir, sobre lesiones pre-malignas). Aun así, merece destacar el éxito de algunas terapias novedosas en las que se utilizan células del propio sistema inmune, modificadas in vitro para dirigir su actividad citotóxica (“asesina”) frente a las células tumorales del individuo. Un ejemplo son las “CAR-Tcells”.

–¿De qué depende que nuestro sistema inmunitario siga actuando así?

–Hoy se piensa que intervienen varios factores en determinar el fallo del sistema inmune en la vigilancia anti-tumoral. De entre esos factores, las propias células tumorales podrían tener un papel clave, al escapar al control del sistema inmune de forma activa (p.ej. dejando de poder ser reconocidas como células a eliminar, o secretando productos que inhiben una respuesta inmune eficaz).

“De este centro han salido productos empleados ya en el mundo entero”

–De las investigaciones del grupo que ud dirige ha salido la empresa “Cytognos SL.” ¿Qué es, qué hace?

–Es una empresa biotecnológica independiente dedicada al área del diagnóstico clínico y de la investigación biomédica. Entre los múltiples productos de los que dispone en catálogo la empresa, existe una serie amplia de los mismos (reactivos y programas informáticos) que utilizan conceptos desarrollados en nuestro grupo, protegidos o no por propiedad intelectual. En la actualidad, es una empresa solvente que exporta y vende la mayor parte de sus productos fuera de España, en prácticamente todo el mundo.

–El premio está dirigido a reconocer investigaciones que hayan sido empleadas con éxito por una empresa. ¿De qué resultados estamos hablando en este caso?

–En concreto, estamos haciendo referencia a productos empleados en la actualidad en mas de 1000 laboratorios alrededor del mundo para el diagnóstico, clasificación y monitorización de leucemias y linfomas; dichos productos incluyen tanto reactivos como software dirigido al análisis e interpretación de resultados bioinformáticos complejos, derivados del estudio de centenas de miles a millones de células de cada individuo estudiado, una vez incubada su muestra con los reactivos adecuados para identificar la posible presencia de células tumorales, además de las células normales.

“Uno de los primeros cánceres que venceremos es la leucemia de mastocitos” 

–¿Cuál será el primer tipo de cáncer que logremos (que logren uds.) vencer por completo?

–Sin duda, hay varios tipos de cáncer que ya somos capaces de vencer casi por completo. Lo mas importante, es que esa lista de tumores que se van incorporando a los tumores que tienen cura, es progresivamente mas amplia. En este momento, nuestro esfuerzo en ese campo se centra en un tipo muy especial (y raro) de tumores hematológicos, conocidos como leucemias de mastocitos y mastocitosis agresivas, que esperamos ser capaces de llevar a ver remitir de forma espectacular y sistemática.

–Ud es autor de muchas patentes registradas y comercializadas por todo el mundo. ¿De cuál de ellas se siente especialmente satisfecho?

–Quizás, de la primera, ya que se trató en su día de un concepto novedoso que finalmente se ha establecido en la rutina de prácticamente todos los laboratorios de diagnóstico. Otras dos patentes, especialmente útiles, han sido las que proponen la incorporación de bases de datos a la interpretación de los estudios de diagnóstico de leucemias y linfomas, ya que han contribuido a innovar en este campo.

–Ud procede de Portugal. ¿Cuál es allí la situación de la investigación, de la Ciencia en general?

–Yo diría que es un país con un enorme potencial humano investigador y, por lo tanto con un buen número de investigadores bien formados; no obstante, por su dimensión y la inversión limitada en investigación que realiza, especialmente en estos años de crisis, no esta aprovechando adecuadamente esos recursos. De forma similar a lo que ocurre en España, la inversión en investigación como un camino que asegure el futuro, es algo por el que ambos países no terminan de apostar.

Un momento del trabajo diario en el Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca (CIC-IBMCC)

Un momento del trabajo diario en el Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca (CIC-IBMCC)