“Los datos que he trabajado tratan de la calidad ecológica de la cuenca del Ebro”


La ciencia española gana por primera vez un premio internacional GBIF a la investigación y la conservación biológica

Estudiante de doctorado en la Universidad de Navarra, NORA ESCRIBANO es la primera española que recibe el galardón “Jóvenes Investigadores sobre Biodiversidad”, que concede la Infraestructura Mundial de Información de Biodiversidad” (GBIF), una red con sede en Copenhague que integra 53 países y 43 organizaciones internacionales con la finalidad de hacer accesibles, libre y gratuitamente, datos sobre biodiversidad de todo el mundo que apoyen la investigación científica, la conservación biológica y el desarrollo sostenible. Nora ha extraído información científica de 1.776 muestras de macroinvertebrados obtenidas por Javier Oscoz entre 2005 y 2015 en más de 400 puntos de la Cuenca del Ebro y conservadas en el Museo de Zoología de aquélla Universidad.

Nora Escribano Compains, graduada en Biología, cursa el cuarto año de su tesis doctoral en la Universidad de Navarra y colabora en varias áreas de investigación con el Real Jardín Botánico-CSIC de Madrid. Es la primera española que recibe un premio internacional GBIF.


Adelantos¿Qué tipo de datos relativos a la Biodiversidad mundial no están disponibles todavía para los investigadores/as del mundo?

Nora Escribano –Ésta es una gran pregunta muy difícil de contestar… pero, para situarnos: las cifras de GBIF (Infraestructura Mundial de Información de Biodiversidad) a 05/10/2017 son que están compartidos cerca de 900 millones de registros en 36.500 juegos de datos que han sido compartidos por más de 1000 publicadores de datos (que pueden ser investigadores, instituciones como el Museo de Zoología (MZNA) de mi universidad, naturalistas, etc).

“Las aves son las más representadas en los datos de GBIF; los insectos, los que menos

En un estudio publicado de este año en Science Reports, los resultados muestran que aves e insectos fueron, con diferencia, las clases más sobrerrepresentadas y menos representadas en GBIF, respectivamente. Y, simplemente, mirando el mapa que ofrece la web de GBIF sobre la localización de los registros, se pueden observar aquellas áreas donde los datos son más escasos.

“En todo el planeta, hay grupos vegetales y animales escasamente estudiados todavía”

Con todo esto, quiero decir que la información a día de hoy compartida es muy grande y muy valiosa. Sin embargo, todavía nos queda mucho por hacer. Hay zonas del planeta con menos información y hay grupos vegetales y animales escasamente estudiados.

–Ud. ha preparado una base de datos partiendo de muestras tomadas en ríos y arroyos de la cuenca del Ebro. ¿Qué aplicaciones tendrán esos datos, una vez dentro de esa Infraestructura Mundial de Información de Biodiversidad (GBIF)?

–El potencial de uso de estos datos es muy alto. Por un lado, estamos hablando de una base de datos con el muestreo sistemático de un grupo de animales diverso, a lo largo de diez años y en una gran área que ha producido miles de registros, ahora públicamente accesibles.

Las zonas menos “iluminadas” del mapa son aquellas sobre las que existen menos datos disponibles sobre biodiversidad. (Fuente: web de GBIF).

Estos datos podrían ser utilizados para estudiar cambios en los patrones de distribución de las especies de macroinvertebrados, nos pueden hablar de la calidad ecológica de los ríos de la Cuenca del Ebro, y muchas otras cosas más. Además, las muestras están depositadas en el MZNA, por lo que ese material puede reutilizarse en un futuro. Por ejemplo, un investigador puede estar interesado en investigar un grupo concreto de animales (ej. las libélulas), puede venir al museo y reanalizar esas muestras.

–Así que gran parte de la información que necesitamos ¿está en los Museos?

–No toda, pero una gran parte sí. Los datos de museos son de particular valor, debido a su larga historia, su amplitud taxonómica y geográfica.

“No habrá un antes y un después del premio; sólo es un aliciente para seguir trabajando duro”.

–¿Cuál es, a su juicio, el mayor obstáculo que los investigadores/as jóvenes encuentran en este país?

–Bueno, yo todavía me estoy formando y puedo hablar de mi experiencia como estudiante de doctorado. Las becas públicas, como la FPU (Formación de Profesorado Universitario) ahora mismo están muy solicitadas y es muy difícil obtener una.

“Es obvio que la investigación no puede sostenerse sin financiación”

Compañeros del departamento y yo la hemos solicitado varios años, sin éxito. Sin embargo, tengo la suerte de recibir una beca privada de la Asociación de Amigos de la Universidad de Navarra sin la cual no podría seguir formándome como investigadora. Es obvio que la investigación no puede sostenerse sin financiación.

–¿Cree que este premio internacional, cambiará de algún modo su carrera investigadora?

—Creo que, de algún modo lo hará, pero no sé hasta qué punto. Lo que sí que creo es que no va a haber un antes y un después de este premio. La investigación es un camino largo, muchas veces empinado, pero que tiene algo que te engancha y apasiona. Este premio es un aliciente para seguir trabajando duro como lo hemos hecho hasta ahora.

“Este premio debería abrir los ojos sobre el tesoro que representan museos como el de Zoología de la Universidad de Navarra”

Por otro lado, espero que este reconocimiento abra los ojos acerca del tesoro que son los museos de historia natural como el MZNA. Son una fuente valiosísima de información, y rara vez reciben el reconocimiento que merecen.

“¿Trasvasar agua del Ebro? Debemos preguntarnos en qué usamos (¿malgastamos?) el agua y si podríamos aprovecharla mejor”

–Ahora que conoce ud. tan bien la cuenca del Ebro y, dado que ese premio trata de conservación biológica y desarrollo sostenible, ¿aconsejaría o desaconsejaría trasvasar agua a otras cuencas?

—Bueno, bueno. Esto es discutible. No tengo ni de cerca la información disponible para responder a esta pregunta. Solamente apuntaría a que pensemos en el uso del agua que hacemos. Debemos hacer autocrítica y preguntarnos en qué usamos (¿malgastamos?) el agua y si podríamos estar aprovechándola mejor.

Foto portada: La investigadora trabajando con muestras de la colección de macroinvertebrados (invertebrados de más de 0,02 centímetros) en el Museo de Zoología de la Universidad de Navarra. (Foto: Manuel Castells)