“Parece haber una relación entre bebés con bajo peso al nacer y partículas de la contaminación del aire”


 

MARK NIEUWENHUIJSEN Graduado en la Universidad de Wageningen. Trabajó muchos años en el Imperial College de Londres. Investigador del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL) desde 2007. Experto en evaluación de la exposición ocupacional y ambiental, epidemiología y evaluación de riesgos de salud. (Fotografía: Pau Fabregat- ISGlobal)

MARK NIEUWENHUIJSEN
Graduado en la Universidad de Wageningen. Trabajó muchos años en el Imperial College de Londres. Investigador del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL) desde 2007. Experto en evaluación de la exposición ocupacional y ambiental, epidemiología y evaluación de riesgos de salud. (Fotografía: Pau Fabregat- ISGlobal)


 

Adelantos –Usted participó en una investigación internacional dirigida desde la Universidad de California, que analizó 3 millones de nacimientos en Europa, América, Asia y Australia; averiguaron que las madres expuestas a cierta contaminación tenían bebés con bajo peso al nacer.¿Cuál es la causa?

Mark Nieuwenhujsen –Los mecanismos que subyacen a nuestras asociaciones observadas entre la exposición materna a la contaminación del aire y el bajo peso al nacer no se entienden completamente, y aún están por aclarar, pero se ha sugerido que están mediadas por el estrés oxidativo y la inflamación inducida por los tóxicos procedentes de las partículas de la contaminación del aire.

“La contaminación aumenta el riesgo de cáncer de pulmón, asma, EPOC y de disminución cognitiva en los ancianos”

–¿De dónde proceden las partículas causantes de ese bajo peso al nacer?

–En las zonas urbanas, las partículas se generan principalmente por fuentes antropogénicas como el tráfico (fuente principal), la construcción, las industrias, los barcos y el tráfico aéreo. También hay fuentes naturales de partículas como las tormentas de polvo, la sal marina y los volcanes.

–¿Qué consecuencias tienen, a largo plazo, esas partículas en el organismo?

–Los efectos a largo plazo de la contaminación atmosférica sobre la salud aún se están estudiando, pero la limitada evidencia disponible sugiere que hay un mayor riesgo de sufrir varios tipos de cáncer (por ejemplo, cáncer de pulmón), problemas respiratorios (asma y EPOC), y posiblemente una disminución cognitiva en los ancianos.

–¿Cuáles son los límites legales, el máximo nivel permitido, para ese tipo de partículas? ¿Se cumplen en España, en Europa?

–Respecto a si se cumplen o no los límites legales, lo mejor es echar un vistazo a la web de la Agencia Europea de Medio Ambiente, donde indican propuestas para que se cumpla con las directrices.

–¿Cómo bajar esos niveles?

–Hay varias cosas que se pueden hacer, tanto por los ciudadanos como por las autoridades, con el fin de reducir los niveles de contaminación del aire. Por ejemplo, las personas pueden reducir el uso de sus vehículos personales a motor (coches y motocicletas) y en su lugar pueden emplear el transporte público e, incluso mejor, empezar a desplazarse de forma activa (a pie o en bicicleta), ya que en las zonas urbanas, el tráfico es el principal contribuyente a la contaminación del aire.