Petróleo en conserva


Los que siempre ganan, pase lo que pase


 

ELÍAS MEANA Oficial radioelectrónico de la Marina Mercante y escritor, miembro de la primera expedición española (1983) a la Antártida. Participó en la construcción de la base antártica “Juan Carlos I” (1986).

ELÍAS MEANA
Oficial radioelectrónico de la Marina Mercante y escritor, miembro de la primera expedición española (1983) a la Antártida. Participó en la construcción de la base antártica “Juan Carlos I” (1986).


De todos es bien conocido que cuando el precio del barril de petróleo sube, la repercusión en nuestro bolsillo, además de desproporcionada, es inmediata, respuesta que se hace esperar cuando baja, y, cuando por fin repercute, nunca es en la debida proporción; mercadeo que se traduce en que las grandes compañías y operadores del llamado “oro negro” nunca dejen de ganar más y más.

Petrolero “TI Europe”.

Petrolero “TI Europe”.

¿Dónde esconden el negocio?

Pero aun así, no se conforman, y ahora, desde que el precio del dichoso “barril de referencia” está de saldo, se dedican a almacenar millones y millones de ellos a la espera de que la situación cambie (que suba, vamos) para ponerlos en el mercado.

En esto, como en todo, tienen la sartén por el mango y no les falta experiencia: en 2009, por citar la especulación más próxima, llegaron a almacenar más de 70 millones de barriles. En la actual, se estima que desde mediados del pasado año, cuando comenzó a descender el precio, llevan almacenados entre 35 y 50 millones (entre 4 y 6 mil millones de toneladas). En España, el consumo diario viene a ser 1,3 millones de barriles.

¿Y dónde esconden el negocio?

En grandes buques tanques (súper petroleros) algunos, como el de la fotografía, capaces de almacenar más de 3 millones de barriles. ¿Me llena el depósito, por favor?


“Next stop, the Atlantic”

Dragaminas Nalón en activo.

Dragaminas Nalón en activo.

Esta frase, que, traducida al castellano dice, “Próxima parada, el Atlántico”, es el nombre del proyecto ambiental que desde hace varios años está llevando a cabo la “Autoridad del Tránsito Metropolitano” de la ciudad de Nueva York. “Next Stop the Atlantic” tiene como fin utilizar los vagones dados de baja del “Metro” de la ciudad para la creación de arrecifes artificiales, y son ya más de 2.000 los “fondeados” a lo largo de las costas de Nueva Jersey, Maryland y Delaware. Los vagones, que, construidos con acero inoxidable, son muy resistentes a la corrosión, se lanzan al mar ”desnudos”, libres de cualquier otro material, y tras un somero proceso de descontaminación integral.

Estado de un vagón sumergido al cabo de cinco años.

Estado de un vagón sumergido al cabo de cinco años.

Esta implantación de arrecifes artificiales para crear hábitat a moluscos, crustáceos y gran variedad de peces no es ninguna novedad, pues desde hace muchos años, son numerosas y variadas las estructuras en desuso o fabricadas ex profeso las depositadas con este fin en el fondo de mares y océanos. Lo que sí sigue siendo original es la reutilización que se da a estos vagones que, tras recorrer millones de kilómetros, la mayoría de ellos bajo tierra transportando infinidad de pasajeros, terminen bajo el agua como albergue para la fauna y la flora marítima.

Como decía, esta operación comenzó hace años (creo que sobre el 2007), pero para quien esto escribe, era desconocida hasta que, hace pocos días, supe de ella con motivo de un próximo “lanzamiento”. Cuando leí la noticia, apenas habían transcurrido unas horas que, embarcado en el velero de un amigo, había pasado sobre los pecios de los dragaminas de la Armada Española “Turia” (M-27) y “Ulla” (M-24), hundidos en 1999, con ese mismo propósito en las proximidades de Cabo de Palos, siguiendo los pasos de su gemelo el “Nalón” (M-21) que descansa en la bahía de Mazarrón.

“Más de 2.000 vagones de metro descansan bajo el mar, a lo largo de las costas de tres Estados, en EEUU”
Plataforma lanzando al agua un cargamento de vagones. (Foto Stephe Mallon).

Plataforma lanzando al agua un cargamento de vagones. (Foto Stephe Mallon).

Con la noticia reciente, relacionarla con los “Patitos Feos”, como eran popularmente conocidos aquellos simpáticos barquitos construidos con pino de Oregon (procedían de la “Ayuda Americana”), fue inevitable: tenía fresco el sentimiento y la pregunta que me había hecho mientras la quilla del velero “acariciaba” los pecios de los dragaminas: Como marino y amante de todo lo que flota o haya flotado, me había preguntado qué habría sentido si hubiera vivido entre sus cuadernas de haber hecho la “mili” en uno de ellos. ¿Dónde estará el vagón del metro de Madrid en el que, recién llegado a la ciudad con apenas 14 años, vi por primera vez este medio de transporte lleno de curiosidad y emoción? ¡Si formara parte de un arrecife, pediría a mi amigo navegar hacia él!


Gigantes a flote: porta-contenedores y cruceros turísticos. ¿Dónde está el límite?

El “MSC Oscar” en lastre.

El “MSC Oscar” en lastre.

Uno de estos gigantes a plena carga.

Uno de estos gigantes a plena carga.

Hasta no hace mucho, la hegemonía, en lo que al tamaño se refiere, la ostentaban los petroleros en su grado superlativo, pero, de un tiempo a esta parte, porta-contenedores y cruceros turísticos, han crecido de tal manera que ya disputan por los primeros puestos de ese más que cuestionado gigantismo en el mar.

Este desmedido aumento en la capacidad de carga, tanto de mercancías como de pasajeros (léase turistas), está alarmando a expertos e incluso a las autoridades marítimas mundiales por las gravísimas consecuencias que, para el entorno marino, se derivarían de una situación de emergencia protagonizada por uno de estos nuevos gigantes, desastre que, con matices, podría llegar a superar al que acaece cuando es un petrolero el involucrado, con el terrible agravamiento de la cantidad de vidas humanas que podrían llegar a perderse, si se tratase de un barco de pasaje.

“El desmedido aumento en capacidad de mercancías y pasajeros está alarmando a expertos y autoridades marítimas”

naufragio1naufragio2naufragio3

Consecuencias del naufragio del “MSC Napoli”, en las costas de Debon. (Reino Unido).

Consecuencias del naufragio del “MSC Napoli”, en las costas de Debon. (Reino Unido).

Veamos un par de ejemplos de este incremento, comenzando por los cargueros y luego continuaremos con el porqué de la alarma.

A finales de los noventa del pasado siglo el “Susan Maersk”, que por entonces era uno de los que ostentaba el récord en tamaño y número de contenedores embarcados, desplazaba poco más de 110.000 t, tenía una eslora (largo) de 347 m, y transportaba 8.680 contenedores (se denominan “TEU”, que es el acrónimo del término inglés “twenty-foot Equivalent Unit”. Para entendernos, “contenedores “estándar marítimo” que tienen unas dimensiones de 6,1×2,4×2,6 m.)

A día de hoy, el récord lo ostenta el recién botado “MSC Oscar”, que desplaza más de 197.000 t., mide 395 m. de eslora, y es capaz de llevar a cuestas hasta 19.224 cajitas, como se conoce en el argot marinero a los contenedores. Por cierto, en su viaje inaugural, hizo escala en el puerto de Algeciras el pasado 25 de Febrero, procedente de Asia. Si el número de contenedores que transporta se dispusiera en fila a modo de vagones de tren, formaría un convoy de 110 Km. de longitud.

Como dato al margen de estas consideraciones, apuntar que, si bien llegó a Europa a plena carga, el viaje de vuelta a Oriente lo realizará, probablemente, medio vacío, al igual que ocurre con el resto de los porta-contenedores que habitualmente cubren esta ruta, dato que habla por si solo de la realidad económica a nivel mundial.

En cuanto a los cruceros, la comparación la podemos establecer entre el “Voyager Of the Seas”, que entró en servicio en 1999, y el recién estrenado “Oasis of the Seas”. El “Voyager”, de 311 m. de eslora, desplazaba algo más de 137.000 t., alojaba 3.114 pasajeros y 1.181 tripulantes. El “Oasis” (¡vaya nombre para esa lujosa jaula flotante!), desplaza más de 225.000, tiene una eslora de 362 m y transporta 6.296 pasajeros y 2.394 tripulantes.

El “Titanic” comparado con el “Oasis of the Seas”.

El “Titanic” comparado con el “Oasis of the Seas”.

“El récord lo ostenta el ‘MSC Oscar’, que puede llevar hasta 19.224 contenedores”

El porqué de la alarma ante este, al parecer, imparable crecimiento:

Para mejor entender esta inquietud, que no es exclusiva de los expertos, hemos de tener presente que alrededor del 90% del comercio mundial se realiza por vía marítima. Con este dato, ¿se imaginan la ingente cantidad y variedad de mercancías que en todo momento viajan sobre las olas? Ante el naufragio de uno estos buques porta-contenedores, ¿se imaginan cientos y cientos de ellos flotando a la deriva hasta llegar a estamparse contra la costa, mientras que otros cientos o miles se hunden para terminar pudriéndose en el fondo del mar? ¿Se imaginan ir navegando y toparse con uno semi sumergido? Pues bien, esto ya ha pasado una y otra vez.

Naufragio del “Rena” en las costas de Nueva Zelanda. (Foto: Alan Gibson)

Naufragio del “Rena” en las costas de Nueva Zelanda. (Foto: Alan Gibson)

“Estos barcos, sólo para mover sus motores principales, llevan un promedio de 10.000 toneladas de fuel pesado”

En el caso de los cruceros, ¿creen que por muy preparadas que estén las tripulaciones (que lo están) que por muchos y seguros que sean los medios de salvamento con los que cuenten (como así es) y que por más simulacros de emergencia que se realicen, ante un “abandono de buque” la situación sería controlable?

“Oasis of the Seas”.

“Oasis of the Seas”.

Los que entienden de estas cuestiones opinan que, en semejante apuro, por muy eficaz que fuera la tripulación, difícilmente podría dirigir a tal número de pasajeros, y que, de ocurrir lejos de la costa (en medio del Atlántico por ejemplo), no habría los suficientes medios aéreos capaces de rescatarlos. (No pensemos si algo así ocurriera en lugares en los que una simple bombilla es todo un lujo).

Y, por último, ¿sabían que estos barcos, sólo para mover sus motores principales, llevan en sus tanques un promedio de 10 mil toneladas de fuel pesado? ¿Que, según los cálculos de la “Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos” (EPA), un crucero con “sólo” 3.000 pasajeros a bordo, vierte cada 24 horas unas 12 toneladas de aguas negras, 90 de grises, produce 7 t. de basura, y que el dióxido de azufre que sus chimeneas sueltan a la atmósfera, equivale al que emiten 13 millones de automóviles de tamaño medio?


Efemérides

♦ 23 de Marzo de 1749: Nace en Normandía el astrónomo francés Pierre Simón de Laplace que, a priori, estableció una relación entre la fuerza de los astros y la del movimiento del mar, cuyo resultado se traduce en la formación de ondas de marea.

♦ 28 de Marzo 1899: Guillermo Marconi establece por primera vez comunicación radiotelegráfica entre las dos orillas del Canal de la Mancha.