El primer “hombre del tiempo” se suicidó


El 1 de Agosto de 1861, el diario londinense The Times publicó el primer boletín meteorológico de la Historia. Su autor, Robert FitzRoy, era un experimentado marino cuyo nombre ya sería histórico por otra razón distinta y anterior: había sido el capitán del “Beagle” en el viaje en el que uno de sus ocupantes, Charles Darwin, vislumbró los fundamentos del evolucionismo.

En ese mismo barco, pero en otro viaje, FitzRoy había estado a punto de naufragar por adversidades meteorológicas del todo impredecibles por entonces. Ningún estamento u organismo social dependía en aquel tiempo tanto como la Marina de las cambiantes condiciones climáticas, habiendo en juego vidas y mercancías. De hecho, fueron los marinos -civiles y militares- los primeros en darse cuenta de que el desarrollo de los diferentes eventos atmosféricos tiende a la repetición.

FitzRoy fue el primero en usar la escala para medir la fuerza del viento que había creado el marino irlandés Francis Beaufort. El también marino norteamericano Matthew Maury elaboró mapas de vientos y corrientes en el Atlántico, y fue el precursor de un servicio meteorológico internacional marítimo y terrestre, en 1853. Antes, en 1847, el físico Joseph Henry había propuesto emplear el telégrafo que él mismo había inventado (pero no patentado) para avisar desde la costa Oeste de EEUU del tránsito de tormentas hacia los Estados del Este.

“Mapa del tiempo” coloreado a mano por FitzRoy con lápiz rojo y azul.

En 1854, ya existía en Gran Bretaña la Meteorogical Office, fundada y dirigida por Robert FitzRoy. Su primer empeño fue establecer una red internacional de observaciones meteorológicas en el mayor número de sitios posible. El telégrafo permitía tener informaciones simultáneas de puntos muy alejados entre sí, y así se fueron sabiendo cosas como que un ciclón formado en tierra se mueve hacia el Este, mientras que el iniciado en el mar lo hace hacia el Oeste. Y se iba confirmando el patrón repetitivo del comportamiento atmosférico: por ejemplo, que ciclones y huracanes giran alrededor de una zona de baja presión; que la fuerza y dirección de los vientos dan idea de hacia dónde se desplazará; que una bajada de la presión atmosférica (para eso estaban los barómetros) es el anuncio de una tormenta.., etc.

FitzRoy recibía datos a diario de Irlanda, Francia, España y, naturalmente, Gran Bretaña. Finalmente, fue capaz de predecir la evolución del panorama meteorológico de la Europa Occidental, especialmente de su país, con 24 horas de antelación y de hacer los primeros “mapas del tiempo”.

Tumba de Robert FitzRoy, en Upper Norwood, Londres.

FitzRoy entendía su trabajo como un servicio público, y empezó a enviar sus predicciones al diario The Times, que publicó la primera de ellas el primer día de Agosto de 1861.

Pero ocurrió algo imprevisto: los avisos de tormenta hacían que los capitanes de la marina mercante retrasasen la salida al mar, con el consiguiente quebranto económico y las puntuales protestas de armadores, comerciantes, etc. Y otra cosa: el periódico tardaba 24 horas en llegar a ciertos destinos, de modo que la predicción meterológica que contenía llegaba obsoleta. Entonces, FitzRoy empezó a hacer predicciones para 48 horas. Pero eran mucho menos precisas, y el índice de anuncios no complidos se elevó ostensiblemente. Su trabajo terminó convirtíendose en objeto de críticas injustas y burlas inmisericordes.

Robert FitzRoy se suicidó en 1865. Había gastado toda su fortuna en investigar y averiguar gran parte de lo que hoy saben nuestros “hombres y mujeres del tiempo” acerca de esa parte del conocimiento humano que cada día ocupa unos minutos de nuestras vidas. (Ad)

Foto portada: Robert FitzRoy, el primer “hombre del tiempo”.


(Más información en: “El libro de la Ciencia”, Akal 2018)


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies