Radiografía de la energía nuclear: ¿debe reabrirse la central nuclear de Garoña?


La polémica de las centrales nucleares: la energía solar y la eólica son ya más baratas que la nuclear

CAYETANO GUTIÉRREZ PÉREZ. Catedrático de Física y Química, divulgador científico, escritor, y conferenciante. (disfrutalaciencia@ono.com, @disfrutalacienc)

CAYETANO GUTIÉRREZ PÉREZ.
Catedrático de Física y Química, divulgador científico, escritor, y conferenciante. (disfrutalaciencia@ono.com, @disfrutalacienc)


El permanente debate sobre la conveniencia o no de la energía nuclear nunca cesa. Por este motivo, hemos realizado un análisis, para que cada ciudadano pueda sacar sus propias conclusiones sobre el uso de esta energía. Para ello, comenzamos con la conveniencia o no la reapertura de Garoña, destaparemos algunas falacias sobre la energía nuclear, veremos si es tan barata como dicen, y finalizaremos con un estudio sobre sus ventajas e inconvenientes. Por último, en cuanto a sus peligros, es cierto que los accidentes nucleares graves no son frecuentes, pero no se puede negar que, cuando tiene lugar alguno, sus consecuencias son devastadoras, afectan a territorios enormes y los efectos se pueden considerar virtualmente eternos. Ucrania y Japón son buenos ejemplos de ello.

¿DEBE REABRIRSE LA CENTRAL NUCLEAR DE GAROÑA?

El pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) aprobó el 8-2-17 un dictamen favorable a la reapertura de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos), parada desde 2012 (16 de diciembre de 2012), para que pueda operar hasta 2031, siempre y cuando el operador de la planta Nuclenor (de Endesa e Iberdrola) cumpla con las inversiones en seguridad que se le exigen. Pero es el Ministerio de Energía quien tendrá que tomar la decisión de permitirle operar y por cuánto tiempo, en un plazo de seis meses, tras el dictamen del CSN, que ha tomado esta decisión basándose en 167 informes técnicos elaborados en los dos últimos años.

La electricidad que generó esta central en su último año de funcionamiento sólo representó un 6% del total producido por todas las centrales nucleares. Además, Garoña es la planta nuclear más antigua de España, opera desde 1970, con un reactor de agua en ebullición fabricado por la compañía General Electric, similar al de la accidentada central de Fukushima, en Japón.

Central Nuclear de Almaraz. (CSN)

Central Nuclear de Almaraz. (CSN)

 El permanente debate sobre la conveniencia o no de la energía nuclear nunca cesa, ya que hay muchos argumentos a favor y en contra

Pero el quid de la cuestión, no es tanto la reapertura de Garoña, sino el alargamiento de ciclo de vida del resto de las centrales nucleares, especialmente la de la central nuclear de Almaraz (Cáceres), la más potente de España, ya que en 2015 generó el 29,2 % de la electricidad del sector nuclear. Almaraz tiene dos reactores. El primero empezó a funcionar en 1983 y el segundo en 1984. Su vigente licencia está fechada el 8-6-2010 y es para un período de 10 años, (hasta 2020). Antes del 8 de junio de 2017, los propietarios de la instalación podrán solicitar al Gobierno una nueva autorización. Los responsables de la central (propiedad de Iberdrola, 52,6%; Endesa, 36%; y Gas Natural, 11,3%), ya han anunciado que presentarán la solicitud para operar más allá de los 40 años. Quieren llegar hasta los 50 o 60 años., argumentando que las centrales de EE.UU. tienen ya los permisos para operar hasta los 60 años.

FALACIAS ENERGÉTICAS SOBRE LA ENERGÍA NUCLEAR

A veces, los lobbys que defienden los intereses de las energías clásicas (petróleo, carbón, gas natural, y nuclear) utilizan grandes falacias, para dividir y confundir a la opinión pública.

1ª Falacia: Se afirma que los impactos ambientales de las renovables son de la misma magnitud que los de las energías procedentes de los combustibles fósiles o de la nuclear:

Los impactos ambientales de las energías renovables (EE.RR.) (cambio climático, vertidos, contaminación…) son infinitamente menos relevantes que los de los combustibles fósiles y la energía nuclear. En concreto, las EE.RR. tienen un impacto ambiental 55 veces menor que las energías convencionales, tal y como demostró el estudio “Impactos Ambientales de la Producción de Electricidad”, presentado en el año 2000 y auspiciado por el IDAE, el CIEMAT, APPA y los órganos competentes en temas energéticos de cinco CC.AA.: Aragón, Cataluña, Navarra, Galicia y País Vasco.

2ª Falacia: Se dice que la electricidad de origen nuclear es la más barata

Por supuesto que no es tan barata, porque no se tienen en cuenta los gastos de la gestión de los residuos, especialmente los de alta intensidad, que poseen una duración de más de 100.000 años. Según ENRESA, el gasto del tratamiento de esos residuos, hasta 2005, lo pagaban los consumidores y durante más de 20 años, ha costado 100 millones €/año. A partir de 2005, la nueva normativa establece que lo paguen las centrales nucleares que generan esos residuos y, por tanto, está contemplado en la tarifa eléctrica. Lógicamente, los residuos de alta intensidad, generados hasta 2005, los seguiremos pagando, con fondos públicos, durante miles y miles de años, con un coste que nadie ha evaluado, a no ser que la tecnología permita reutilizarlos en un futuro. Vemos, por tanto, que la energía nuclear española también está subvencionada por el Estado, ya que tendrá que hacerse cargo con fondos públicos de los residuos radiactivos de alta intensidad generados hasta 2005 por las centrales nucleares.

Nuclear-noLa energía nuclear siempre ha sido muy polémica

Por otra parte, en el precio de la energía nuclear tampoco se incluyen los daños potenciales a terceros que un accidente nuclear podría provocar a cientos de miles de personas e incluso a sus descendientes (caso de Chernóbil o Fukushima). Además, no perdamos de vista que si el terrorismo internacional ha sido capaz de cometer el trágico atentado contra EE.UU., el 11-9-2001, con más de 3.000 víctimas, ¿alguien puede asegurar que no pueden atentar contra una central nuclear?, cuyas consecuencias serían imprevisibles, ya que la nube radiactiva formada posee un efecto transfronteras (al igual que la contaminación) y puede incluso descargar agua radiactiva hasta en el propio país de procedencia de los terroristas. Y es que la sinrazón del fundamentalismo terrorista y sus actuaciones son totalmente imprevisibles.

No hay una sola central nuclear que se sustente sólo en capital privado. Todo esto explica por qué ninguna empresa española se ha interesado en la construcción de una central nuclear, dado que en España no existe ninguna moratoria nuclear que impida construir centrales nucleares, desde 1997, con la liberalización eléctrica.

Por último, conviene señalar que algunos gastos de la energía nuclear son muy difíciles de calcular: ¿cuánto cuesta vigilar un depósito de residuos nucleares durante 10.000 o 100.000 años? ¿Cuánto cuesta recuperar un territorio devastado como Fukushima o Chernóbil? ¿Cuánto costarán los daños que producirán, en el futuro, los residuos arrojados al mar, en toneles, y que antes o después acabarán escapando de sus recipientes? ¿Qué pasará si los residuos abandonados en minas profundas acaban saliendo a la superficie, bien a través de las aguas subterráneas, bien por excavaciones accidentales (al cabo de los siglos es muy posible que se olviden los emplazamientos de los cementerios de residuos)?

PRECIOS DE LA ELECTRICIDAD SEGÚN LA FUENTE ENERGÉTICA EMPLEADA

Según Lucas Mills, analista de energía en Bloomberg New Energy Finance (2017), “los costes de generación eléctrica siguen variando mucho de una región a otra”, y a día de hoy “la energía eólica terrestre y la solar fotovoltaica son ahora mucho más competitivas frente a los combustibles sólidos, lo que parecía casi imposible hace tan sólo cinco o 10 años”.

precios-electricidad-2014Fuente: La Asociación Empresarial Eólica (AEE), que cita un estudio de la Dirección General de Energía de la Comisión Europea y de Ecofys (https://goo.gl/FblJTZ).

Por último, el estudio más reciente es el realizado por Bloomberg New Energy Finance:

precios-electricidad-2015Fuente: Bloomberg New Energy Finance. NOTA: La conversión de dólares a euros se hizo el 17-3-17, a las 17:15 horas (https://goo.gl/Rls2df).

¿Cuántas centrales nucleares tenemos en España?

Actualmente (2017) hay 7 reactores nucleares en España, repartidos en 5 ubicaciones Cofrentes (Valencia), Almaraz-1 y 2 (Cáceres), Trillo (Guadalajara), Ascó-1 y 2, y Vandellós-2 (Tarragona).

centrales-nucleares-2017Actualmente (2017) hay 7 reactores nucleares en España, ya que Vandellós I se cerró en 1990; José Cabrera (Zorita), en 2006; y Garoña en 2012

A nivel mundial, en 2011 (año del accidente de Fukushima, en Japón), teníamos 442 reactores en 29 países. Y en agosto de 2016, existían 448 reactores y 61 en construcción, según la OIEA. Vemos, que el accidente de Fukushima, no ha disminuido el número de reactores nucleares, sino que, por el contrario, han aumentado, aunque ligeramente, y en muchos países se está prolongando la vida de los mismos, de 40 a 60 años.

EN 2016, EN EL MUNDO HABÍA 448 REACTORES EN FUNCIONAMIENTO, 61 EN CONSTRUCCIÓN

¿Qué aporta la energía nuclear en el mix eléctrico en España?

Mix-electrico-2016En 2016, según REE, en España, la energía nuclear representaba el 22,9 % del suministro eléctrico, como vemos en el gráfico. Mientras que las energías renovables generaron el 40,8 % de la electricidad, la eólica el 19,3%, la termosolar el 2,1% y la fotovoltaica el 3,1%.

Ventajas de la energía nuclear:

Las centrales nucleares producen electricidad de forma constante. 

No depende del exterior (no le afectan los conflictos internacionales, o si la OPED sube el precio del crudo). 

No emiten gases de efecto invernadero. En España, un mal año nuclear implica un aumento de emisiones. La bajada de emisiones, en 2006, se debió a que tuvimos un invierno cálido y a que 2005 fue un mal año nuclear, ya que Vandellós II estuvo más de seis meses parada, por un grave problema de seguridad, y en 2006 funcionaron a pleno rendimiento. También diremos que el panel de la ONU sobre cambio climático apoya la energía nuclear. 

No obstante, esta última ventaja no es totalmente cierta, porque si se considera todo el ciclo de vida, desde la construcción de la central hasta su obligado y costoso desmantelamiento, así como el laborioso proceso de extracción del mineral de uranio, las toneladas de CO2 emitidas no son muy inferiores a las liberadas por una central térmica.

De los lobbys que defienden los intereses de las energías clásicas (petróleo, carbón, gas natural, y nuclear), sorprendentemente el del sector nuclear es el único que acepta la existencia del calentamiento global y apuesta por el empleo de la energía nuclear como solución para paliarlo, dado que apenas aporta CO2.

soy-la-e-nuclearInconvenientes de la energía nuclear:

La continuidad del suministro eléctrico tampoco está garantizado con las centrales nucleares, ya que sus averías tardan bastante tiempo en ser reparadas (pueden durar casi medio año). 

Los residuos de alta intensidad de las centrales nucleares son radiactivos durante miles de años (duran 100.000 años). Si las energías renovables están subvencionadas, no olvidemos que el Estado se tendrá que hacer cargo con fondos públicos de los residuos radiactivos de alta intensidad generados hasta 2005 por las centrales nucleares de por vida. Plantearse una vigilancia a tan largo plazo es un disparate económico, y los residuos generados hipotecan el futuro de nuestro mundo. 

 Cofrentes_nuclearLa Central Nuclear de Cofrentes, en Valencia, es propiedad de IBERDROLA

Según Iberdrola, los residuos radiactivos de alta actividad producidos por cada kW/h de energía nuclear son de 0,42 mg. Según la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (ENRESA), en España se generan 160 toneladas/año de residuos de alta intensidad. 

La construcción de las centrales nucleares es cara y es casi imposible hacerlas sin apoyo público. Si la industria nuclear tuviera que asumir directamente los costes totales de la producción nuclear jamás se habría construido una sola central. 

El riesgo de contaminación radiactiva, de accidentes nucleares y de atentados causa alarma y rechazo social. Aunque en teoría estas centrales están diseñadas para soportar un atentado con avión, nadie lo ha probado. Tras el 11-S, España modificó las rutas del puente aéreo siguiendo las recomendaciones de Estados Unidos porque los aviones sobrevolaban la central de Zorita y la de Trillo (Guadalajara). 

La proliferación armamentística es un peligro añadido. 

Las medidas de seguridad para evitar accidentes, las medidas de vigilancia en una época dominada por el terrorismo fundamentalista, y la gestión de los residuos radiactivos encarece el precio del kW.h producido. 

Según la Agencia Internacional de la Energía Atómica, hay existencias de uranio solo para unos 100 años y está concentrado en unos pocos países (Australia, Kazajstán, Rusia, Sudáfrica, Canadá, EE.UU. Brasil, Namibia, Níger y Ucrania). 

La moratoria nuclear que adoptaron algunos países, entre ellos España, no le sale gratis al ciudadano. En este caso la decisión de no construir más centrales nucleares la cobran las productoras de energía en el recibo de la luz, directamente al consumidor. 

Un estudio publicado, en abril de 2013, en la revista “Biomedicine International” (Long-term Local Cancer Reductions Following Nuclear Plant Shutdown) documenta la reducción de número de personas con cáncer al cerrar una central nuclear, dado que los patrones de riesgo sobre la salud, a largo plazo, se reducen al disminuir los niveles de peligro ambiental, debido al cierre de una central nuclear. El cierre de centrales nucleares elimina las emisiones radiactivas y reduce las toxinas en el ambiente y en la cadena alimentaria, lo que hace bajar significativamente los casos de cáncer. 

REFLEXIÓN FINAL

Los combustibles fósiles y la energía nuclear han sido energías de élite durante los siglos XIX y XX, y como sólo se encuentran en algunos países, han requerido enormes inversiones militares para garantizar su seguridad y unos desembolsos de capital elevados para procesarlos y comercializarlos. El resultado ha sido un desequilibrio cada vez mayor entre quienes poseen energía y los que carecen de ella. Sin embargo, hay energía renovable por toda la Tierra. Es fácil acceder a la energía solar, eólica, hidráulica… Si se almacena en forma de hidrógeno y se distribuye mediante redes eléctricas inteligentes, la energía renovable tiene un enorme potencial para ser compartida de igual a igual, de manera más justa y solidaria.

Está claro que la mejor energía es la que no se consume, pero de las 10 fuentes energéticas conocidas actualmente, la energía nuclear es, sin duda alguna, la más polémica, por sus fines militares, sus gravísimas consecuencias en caso de un accidente nuclear… Por tanto, no perdamos de vista que la responsabilidad última no es sólo de los productores energéticos, sino también de los gobiernos, que con sus políticas energéticas favorecen a una u otra fuente energética, como lo hemos visto en el último Gobierno del PSOE (con el Presidente Zapatero), que favoreció las energías renovables, y con el Gobierno del PP (con el Presidente Rajoy), que ha beneficiado a las energías clásicas.

En cualquier caso, el papel de los consumidores es mucho mayor del que pensamos, ya que pueden elegir qué tipo de energía quieren consumir: clásica o renovable, y ante una situación ambiental tan grave, como la del calentamiento global, el compromiso ético con los hábitos de consumo que menos perjudiquen el medio ambiente es fundamental y solidario con las generaciones futuras. ¡Comprométete éticamente, en la mejora del Medio Ambiente!

Foto portada: La central nuclear de Garoña, en Burgos. (EFE)

Foto portada: La central nuclear de Garoña, en Burgos. (EFE)


Algunas referencias bibliográficas:

• Gutiérrez Pérez, C. y Gutiérrez Cánovas, C., 2009, La actuación frente al cambio climático, Universidad de Murcia y Consejería de Educación C. A. Región de Murcia (https://goo.gl/YW6Lxd). 

• Jiménez, J., 2017, “La energía solar ya es la energía más barata en casi 60 países”, Publicado en “XATAKA.com”, 3-1-2017 (https://goo.gl/ZxfHkM). 

• Martínez, V., 2017, “Desmantelar la central de Garoña costará más de 200 millones”, Diario “El Mundo”, 10-2-2017 (https://goo.gl/oGgwtJ). 

• Roca, José A., 2015, “La eólica ya es la tecnología más barata para producir electricidad en Europa”, “El periódico de la energía.com”, 8-10-2015 (https://goo.gl/Rls2df). 

• Terra, 2013, “La reducción de cáncer al cerrar una central nuclear”, Fundación Terra, 27-5-2013 (https://goo.gl/u0um1f).