Beatles para extraterrestres


Efemérides 4 de Febrero.


En 1977, Carl Sagan y su equipo preparaban el ya célebre mensaje para posibles civilizaciones extraterrestres, el que sigue -y por mucho, mucho tiempo- viajando por el espacio a bordo de las naves Voyager I y Voyager II, lanzadas en Agosto y Septiembre de aquel año.

El mensaje va grabado en un disco fonográfico de cobre recubierto de oro, y fue concebido para girar a 16 revoluciones y dos tercios por minuto, multiplicando así la cantidad de tiempo útil de los discos de larga duración convencionales de entonces, que giraban a 33 revoluciones y un tercio por minuto.

SALUDOS-BEATLESEse disco singular, que viaja por duplicado hacia distintos puntos del espacio desde entonces, contiene, entre otras cosas, 118 fotografías, varios y variados sonidos característicos de la actividad humana sobre la Tierra, saludos en 60 idiomas, voces de animales, como la de la ballena yubarta, y, naturalmente, música, música de la Tierra: Bach, Mozart, Beethoven, Chuck Berry, Louis Armstrong…; Música de Japón, de México, de la isla de Java…

Carl Sagan y su equipo habían elegido, naturalmente, una canción de The Beatles para incluirla en el mensaje interestelar. Una canción de George Harrison (“Here comes the Sun”) que forma parte del último disco que grabaron juntos. Los cuatro músicos dieron su conformidad. Pero, en aquel momento, ellos no eran dueños del derecho de copia, y eso podía traerle a la NASA enrevesados problemas legales. En el último momento, se decidió excluirla, y las dos Voyager partieron hacia el espacio sin los Beatles.

Mucha gente se preguntó entonces -y todavía- qué sentido tenía enviar un disco sin tocadiscos. Pero el razonamiento científico resultó inapelable para los responsables de la misión: si los presuntos extraterrestres son incapaces de saber lo que tienen delante, de nada les servirá tampoco el tocadiscos; sin embargo, si están lo bastante avanzados como para saber de qué se trata, hacerlo sonar no será un problema para ellos.

DISCOSTreinta y un años después, el 4 de Febrero del 2008, a las siete de la tarde en la costa Este de EE.UU, una de la madrugada del día 5 en España, la NASA lanzó al espacio interestelar una canción de los Beatles. Desde España, desde las radioantenas de Robledo de Chavela, cerca de Madrid. Se conmemoraba así el 50 aniversario del primer satélite estadounidense -el Explorer I, lanzado en 1958- y el 45 aniversario de la creación de la Red de Investigación de Espacio Profundo.

La emisión de las radioantenas de la NASA en España se dirigió hacia la estrella Polar, y la canción, viajando a la velocidad de la luz (300.000 kilómetros por segundo) tardará 430 años en llegar hasta allí.

Finalmente, desde aquella noche, los Beatles son también nuestros embajadores en el espacio exterior con una canción incluida en el último disco que publicaron juntos, cantada por John Lennon, firmada por él mismo y Paul McCartney: “Across the Universe”(DM)