“Un cambio evidente: la subida de temperaturas en el inicio y el final del verano”


CRISTINA PEÑA Profesora de la Universidad “Pablo de Olavide”, Sevilla.

CRISTINA PEÑA Profesora de la Universidad
“Pablo de Olavide”, Sevilla.


–Ud. ha encabezado una investigación desde la Universidad Pablo de Olavide y el Instituto de Geociencias del CSIC, según la cual el verano se ha ido alargando en Europa entre 6 y 10 días por década, en los últimos 35 años. ¿Qué dice esa investigación sobre las causas?

–Este estudio muestra cómo los cambios encontrados en la duración del verano pueden explicarse por una superposición de la señal de la Oscilación Multidecadal del Atlántico (AMO, de sus siglas en Inglés), un modo de variabilidad natural caracteriza- do por cambios en la temperatura superficial del Atlántico Norte, y de una tendencia de larga duración hacia veranos más largos asociada al calentamiento global de origen antropogénico, es decir, producido por el hombre. Durante el periodo 1979-2012 la AMO cambió hacia su fase positiva, es decir, hacia valores de la temperatura superficial del Atlántico Norte más altos, y el calentamiento global se aceleró, de forma que ambos factores contribuyeron de manera similar al alargamiento del verano.

“Entre 1979 y 2012, el calentamiento global se aceleró”

–¿Hay consecuencias ya visibles de ese alargamiento del verano?

–El alargamiento del verano observado en estas últimas décadas es consecuencia de una tendencia al alza de las temperaturas en Europa que han oscilado entre 0.5 y 1.2 oC por década para el mes de Junio y, y de hasta de 0.5oC por década para septiembre. De esta forma, uno de los cambios más evidentes son estas subidas de temperatura en los momentos de inicio y final del verano. Otros estudios han mostrado un aumento en la frecuencia y duración de las olas de calor en Europa así como hay otros que predicen un incremento en la probabilidad de ocurrencia de “mega-olas de calor” como las sufridas en 2003 y 2010. Así, un alargamiento del verano podría también extender el periodo de ocurrencia de las olas de calor.

“Los estudios anuncian el incremento de ‘mega-olas’ de calor”

–¿Cuándo empieza y cuándo acaba el verano, ahora?

–Los cambios en la duración del verano no son homogéneos en todo el continente. En algunas zonas del oeste de Europa y el Mediterráneo, el verano se ha alargado más de 10 días por década en el periodo 1979-2012, mientras que en los países nórdicos esa tendencia se reduce a valores no significativos. Además, los cambios en el inicio y el final del verano no afectan de igual manera a todos los puntos del continente. En concreto, el alargamiento en el oeste de Europa y el Mediterráneo se ha debido en gran medida a un adelantamiento del verano. Por el contrario, en el noreste de Europa el aumento en la duración de esta estación está relacionado con un retraso del final del verano. En términos meteorológicos, el verano en el hemisferio norte se considera como el periodo de Junio hasta Agosto. Según esta definición, y teniendo en cuenta las tendencias en las fechas de inicio y final del verano, prodríamos decir que ahora el verano europeo comienza a mediados del mes de mayo y termina en la primera mitad de septiembre aunque, como he señalado, las tendencias y, por tanto las fechas de inicio y final del verano en Europa, presentan una gran variabilidad espacial.