“Uno de cada tres españoles ha utilizado medicamentos homeopáticos”


ALBERTO SACRISTÁN, presidente de la Sociedad Española de Medicina Homeopática

Adelantos La Sociedad que usted preside acaba de celebrar en Madrid unas Jornadas en las que se ha tratado de dolencias como la artritis reumatoide, la celiaquía o la diabetes. Ustedes sitúan el posible origen de estas enfermedades en microorganismos, virus y medicamentos convencionales. ¿Por qué?

Alberto SacristánTodavía no se sabe a ciencia cierta qué es lo que despierta una enfermedad autoinmune. Éstas tienden a ser hereditarias, así que podrían influir factores genéticos. Sin embargo, hay teorías que apuntan a que algunos virus, microorganismos e incluso medicamentos convencionales y algunos alimentos, pueden provocar una respuesta confusa en el sistema inmunitario provocando que éste se ataque a sí mismo.

“El tratamiento homeopático busca los síntomas que en cada paciente hacen singular el proceso, antes de escoger el medicamento”

–¿Qué tienen ustedes que decir sobre el tratamiento de esas enfermedades, que se diferencie de lo que dice la medicina convencional?

–La medicina convencional pone el énfasis en aislar y manejar el anticuerpo o la línea celular implicada en el desarrollo de la enfermedad autoinmune. El tratamiento homeopático busca los síntomas que en cada paciente hacen singular cada proceso, y a partir de ahí se escoge el medicamento que ayudará al paciente a disminuir los síntomas y las crisis de la enfermedad; con ello se consigue una mejora significativa en su calidad de vida, lo que ya es muy importante en este tipo de enfermedades.

“En enfermedades autoinmunes, la homeopatía puede usarse como tratamiento único o como terapia complementaria”

–En concreto, ¿qué proponen ustedes para tratarlas?

–La homeopatía parte del estudio de la situación clínica del paciente, y diseña un tratamiento a medida para éste. Una misma enfermedad puede tener distintos síntomas en función de quién los padezca. En el caso de las enfermedades autoinmunes la homeopatía puede usarse en algunos casos como tratamiento único, pero en otras también puede emplearse como terapia complementaria, por ejemplo, en el tratamiento de los efectos psicológicos (insomnio, ansiedad…) o físicos que puedan derivarse de algunas de ellas (dermatitis, psoriasis…). Incluso pueden ayudar a paliar los posibles efectos secundarios de otros tratamientos.

“La elección del medicamento homeopático es más compleja, dado que se individualiza mucho a cada paciente”.

–¿Cuál es la diferencia esencial entre la homeopatía y la alopatía, o medicina convencional?

–Las dos son parte de la medicina. Lo que ocurre es que en muchas ocasiones, a igualdad de efectividad, es preferible utilizar un medicamento sin efectos secundarios. La elección del medicamento homeopático es algo más compleja dado que se individualiza mucho cada paciente. No es lo mismo tratar un paciente con gripe cuyo síntoma principal sea una cefalea, que uno donde predominen los dolores osteomusculares. Y el tratamiento de las enfermedades autoinmunes sigue la misma premisa.

“En España no está reglada la formación en Homeopatía”

–¿Cómo se llega a ser médico homeópata?

–En España no está reglada la formación en Homeopatía. Por esta razón, los Colegios Oficiales de Médicos establecieron un baremo de valores (académicos, profesionales, científicos…) que permite la evaluación de los méritos de los médicos colegiados y su posterior acreditación como médicos homeópatas inscritos en sus respectivos colegios provinciales. La formación se puede realizar bien en escuelas privadas, en universidades o a través de los cursos de formación que ofrecen los colegios profesionales.

homeopatia-frascos“Toda la incertidumbre en torno a la homeopatía se debe a la desinformación”

–Las polémicas y encontronazos entre la medicina convencional y la homeopatía son constantes. A resultas de uno de esos episodios, en Murcia, por ejemplo, la UCAM (Universidad Católica) decidió mantener un curso de Homeopatía de 200 horas, mientras la UMU (Universidad de Murcia) suprimía del todo su enseñanza. El paciente medio de ustedes ¿participa de esa incertidumbre?

–Los pacientes que se tratan con homeopatía ven a diario su eficacia como terapia y se sienten muy satisfechos por los resultados que obtienen tras someterse a un tratamiento homeopático. En España, 8 de cada 10 usuarios de la homeopatía se muestran satisfechos o muy satisfechos con los resultados obtenidos. Prueba del alto nivel de satisfacción es que el 87% la recomendaría a sus familiares y amigos.

Toda la incertidumbre que gira entorno a la homeopatía es debido a la desinformación. Por eso, es fundamental fomentar el conocimiento entre profesionales sanitarios y población para que puedan ver las posibilidades terapéuticas reales que tiene y los beneficios que aporta, y no generar confusión con lo que no es.

“Cerca de 10.000 médicos en España prescriben, habitual u ocasionalmente, medicamentos homeopáticos”

–A pesar de las recomendaciones en contra de casi toda la medicina convencional, ustedes los homeópatas siguen teniendo pacientes, o no existirían como tales. ¿Cuántos homeópatas hay en España, y con cuántos pacientes?

–La homeopatía cada vez está más integrada en España. Se estima que 15 millones de españoles, el 33% de la población, han recurrido a los medicamentos homeopáticos, puesto que uno de cada tres españoles los ha utilizado o se lo ha dado a su hijo. Actualmente, cerca de 10.000 médicos –contemplando 4.300 médicos generales del Sistema Nacional de Salud, 4.400 pediatras y 700 ginecólogos, entre otros– ya prescriben habitual u ocasionalmente medicamentos homeopáticos y son dispensados en más de 15.000 farmacias por toda la geografía española.

“La producción de medicamentos homeopáticos se rige por las mismas normas y reglamentos que los otros”

–Tanto la terminología como ciertas preparaciones establecidas por Hahnemann, el fundador de la homeopatía en el siglo XVIII, dan que pensar, y pueden ser interpretadas como “rituales”. ¿Eso, se sigue haciendo así?

–Los procesos se han estandarizado y profesionalizado, y aunque las bases de las ultradiluciones siguen siendo las expuestas por Hahnemann, se llevan a cabo bajo estrictos procesos de producción para poder garantizar la seguridad del paciente. Debido a que son medicamentos, también se rigen por las Normas de Correcta Fabricación y de la reglamentación general aplicada a éstos. Además, durante el proceso industrial de fabricación, un equipo multidisciplinar formado por profesionales farmacéuticos y químicos entre otros, hace un seguimiento y controla que se cumplan todos los procedimientos.

“En 2007, tres cuartas partes de los estudios demostraron un efecto de los medicamentos ultradiluídos”

–¿De qué tendría que desprenderse la homeopatía para dejar de ser vista como algo oscurantista, o poco fundamentado científicamente?

–El problema principal radica en el desconocimiento, y el argumento que utilizan algunas personas contrarias a la homeopatía es su aparente falta de solidez científica. Pero hay investigación en homeopatía y numerosos estudios que la avalan. Por ejemplo, numerosos estudios evidencian los efectos biológicos de las diluciones homeopáticas, tanto in vitro como in vivo, por lo que se puede concluir que tienen un efecto real. Cabe destacar que en 2007 se metaanalizaron 67 estudios in vitro y 75 publicaciones que medían el efecto de las ultradiluciones homeopáticas. Se comprobó que ¾ partes de los estudios demostraban un efecto de los medicamentos ultradiluídos. Posteriormente se realizaron estudios replicativos que confirmaron estos resultados en unas condiciones metodológicas más restrictivas de aleatorización y doble ciego.

“Medicina sólo hay una y, tanto la convencional como la homeopatía persiguen el mismo objetivo”

–De haber un punto de encuentro entre la homeopatía y la medicina convencional, ¿cuál sería ese punto?

–Medicina sólo hay una, y tanto la convencional como la homeopatía forman parte de ella. El objetivo final de las dos disciplinas es el mismo. Por eso es importante abrirnos al diálogo y promover el acceso a una medicina más integrativa en la que se puedan contemplar todos los abordajes terapéuticos, profesionales sanitarios y disciplinas que sean necesarios para curar y alcanzar el mejor estado de salud posible para los ciudadanos.

“El efecto placebo que pueden tener los medicamentos homeopáticos no difiere del de los medicamentos convencionales”

–La homeopatía existe y se practica en muchas partes. ¿No deberíamos tener ya un estudio internacional, riguroso y fiable, que estableciera de modo convincente hasta qué punto es válida o no lo es?

–Son numerosos los ensayos clínicos (controlados y aleatorizados) y otros tipos de estudios científicos (epidemiológicos, observacionales) que evidencian la homeopatía, todos ellos disponibles en la “Faculty of Homeopathy”.

Además, existen 75 publicaciones sobre estudios in vitro, realizados en tubos de ensayo en un laboratorio y, por tanto, incompatibles con el efecto placebo, que confirman que los medicamentos homeopáticos funcionan. De hecho, tal y como muestra las conclusiones del informe ‘Comparación de la magnitud del efecto placebo entre la medicina homeopática y convencional: una revisión sistemática de los ensayos aleatorizados y controlados’, el efecto placebo que pueden tener los medicamentos homeopáticos no difiere de los medicamentos convencionales.homeopatia-botica