Wallace y Darwin, la extraña pareja


El 3 de Junio de 1858, el científico británico Charles Darwin recibió una carta. Era de otro científico llamado Alfred Russel Wallace, y en aquel manuscrito, que era una larga explicación, Darwin leyó su propia teoría de la evolución natural de las especies, que aún no había publicado.

Alfred Wallace, estudiando por su cuenta, había elaborado casi exactamente la misma idea que Darwin, y sólo Darwin lo sabía.

En realidad, él llevaba más tiempo trabajando en ello y tenía la teoría de la evolución mucho más acabada que Wallace. Si Darwin pensó en darse prisa y publicarla antes de nadie supiera de Wallace, no lo hizo. Lo que hizo, con toda nobleza, fue proponerle a Alfred Wallace publicar la teoría básica firmada por ambos, como efectivamente se hizo después en una revista científica.

Los textos originales de ambos científicos, en una edición firmada por los dos.

¿Por qué el nombre de Alfred Wallace no acompaña generalmente al de Darwin cuando se habla de la Teoría de la Evolución natural de las especies? Porque Wallace aceptaba esa teoría -que también esa suya- aplicada a todas las especies, menos a la humana. Pero ningún evolucionista duda que si la teoria es cierta para todas las especies, mucho más para la especie humana.

Cosas más raras hizo Wallace: se convirtió al espiritismo y, en una época en que la vacuna contra la viruela estaba terminando prácticamente con ella, hizo campaña contra la vacunación. (Ad)

Foto portada: Charles Darwin y Alfred Wallace.