La Ciencia necesita ser más… lenta

“Somos científicos. No utilizamos los blogs. No utilizamos twiter. Nos tomamos nuestro tiempo. No se nos malinterprete. Decimos sí a la ciencia rápida de comienzos del siglo XXI. Decimos sí al flujo constante de publicaciones con peer review y a su impacto, decimos sí a los blogs que se ocupan de ciencia, a los medios de comunicación masivos y a las necesidades de las public relations; decimos sí a la creciente especialización en todas las disciplinas. Decimos sí también a la investigación como instrumento para mejorar nuestra salud y nuestra prosperidad. Al fin y al cabo, todos participamos en este juego. Pero no puede agotarse todo en eso. La ciencia necesita tiempo para pensar. La ciencia necesita tiempo para leer e incluso para equivocarse. La ciencia no tiene siempre una respuesta justa en el momento preciso. La ciencia se desarrolla de manera discontinua, con repentinas sacudidas e imprevisibles saltos adelante, pero al mismo tiempo evoluciona muy lentamente. La ciencia lenta ha sido prácticamente la única ciencia imaginable durante siglos; hoy, pensamos, es necesario redescubrirla y protegerla”.
(Manifiesto de la Slow Science Academy (año 2010) citado por Gianfranco Pacchioni en “La ciencia en la encrucijada”, Alianza Editorial, 2021)

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies