Efemérides 4 Agosto: LA LEYENDA DE LOS «PERROS NEGROS»

          En la población británica de Bungay, condado de Suffolk, antiguas veletas en forma de perro recuerdan un suceso ocurrido en la misma y en la cercana ciudad de Blythburg. Fue el domingo 4 de Agosto de 1577. Los habitantes de Bungay asistían a misa mientras una sombría y áspera tormenta azotaba las viejas casas de piedra. Todos los presentes fueron testigos de la entrada de un formidable perro negro en la iglesia. Actuó tan de prisa que dos hombres que rezaban de rodillas no se apercibieron de su presencia y fueron degollados por él en el acto. El suceso fue descrito en detalle por Abraham Fleming, que publicó ese mismo año un libro titulado “Suceso extraño y terrible”.
          Fleming describió también en su libro lo ocurrido en la ciudad vecina de Blythburg, ese mismo día: otro perro negro -o quizá el mismo- penetró en la iglesia, avanzó por la nave central, embistió y desgarró atrozmente a dos hombres y un niño, y volvió a salir sin que pareciera importarle la presencia de la gente. La vieja puerta de madera de la iglesia de esta población conserva unas marcas que, según la tradición, fueron hechas por el extraño perro negro.

La iglesia de Bungay y una página del libro que relató por primera vez el “suceso”.

          La leyenda de los “perros negros” es una peculiaridad británica muy extendida en algunos condados, sobre todo los de East Anglia y Lincolnshire. Los testimonios de su aparición llegan hasta nuestros días. Ninguno de ellos ha sido capturado nunca. La leyenda los describe como perros de gran tamaño con un pelaje espesísimo y tan negro que, por oscura que sea la noche, se distingue al animal por ser mucho más negro. Emiten aterradores aullidos y sus ojos centellean en la oscuridad. Su aparición representa siempre un mal presagio y tienen tendencia a ser vistos en sitios fijos.
          Un perro negro de parecidas características aparece descrito en el “Fausto” de Goethe, como emisario del infierno. Una de las más conocidas novelas de la saga de Sherlock Holmes, debida a Arthur Conan Doyle, “El perro de Baskerville”, publicada en 1901, representa un homenaje de actualización a esa antigua leyenda británica. (DM)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies