Es un disruptor endocrino y cancerígeno muy usado en España

CAYETANO GUTIÉRREZ. Catedrático de Física y Química, divulgador científico, escritor, y conferenciante. (disfrutalaciencia@gmail.com)

 

El lindano es un pesticida muy tóxico, que ha sido utilizado en agricultura, para el tratamiento de piojos y sarna en humanos, y como antiparásitos en ganadería. Ha sido calificado por la OMS como cancerígeno, con graves efectos como disruptor endocrino y que está prohibido en toda Europa.

Qué son plaguicidas o pesticidas.

Según la definición de la FAO, un plaguicida o pesticida es cualquier sustancia destinada a prevenir, destruir, atraer, repeler o combatir cualquier plaga, incluidas las especies indeseadas de plantas o animales, durante la producción, almacenamiento, transporte, distribución y elaboración de alimentos, productos agrícolas o alimentos para animales, o que pueda administrarse a los animales para combatir ectoparásitos. Los plaguicidas o pesticidas, también son conocidos como agroquímicos o fitosanitarios, y engloban a herbicidas, fungicidas o insecticidas.

Algunos datos de la industria de los plaguicidas o pesticidas

La industria de los plaguicidas usados en la agricultura facturó en España 1.100 millones de euros en 2016, según la patronal de los fabricantes AEPLA (*). España es el país europeo que más fitosanitarios consume en la agricultura en términos absolutos: 77.216 toneladas, en 2015. Por delante de Francia, Italia y Alemania. El consumo en nuestro país sigue aumentando.

(*) http://www.aepla.es/

Plaguicidas ilegales

Bruselas estima que, en torno, al 10% de los pesticidas comercializados en la UE es ilegal y no está sometido a los controles sanitarios preceptivos. En China se fabrica el 98% de las sustancias químicas de las 1.150 reconocidas por la ONU, muchas de ellas prohibidas en España para la agricultura. Desde el país asiático se exportan a la UE pesticidas no autorizados. Solo en los años 2015 y 2016, la Guardia Civil impuso 3.288 infracciones por la utilización ilegal de fitosanitarios. Destaca el dato de Murcia en 2015, con 361 infracciones, que coincidió con una campaña intensiva de inspecciones de la Consejería de Agricultura y Seprona.

Efectos del lindano en la salud

Por primera vez, en 2015, se clasificó como carcinógeno humano un plaguicida: el lindano, prohibido por la UE por ser dañino para la salud humana y el medio ambiente. Fue la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer, que depende de la OrganizaciónMundial de la Salud, la que, ante las evidencias científicas, clasificó al lindano, como “cancerígeno, dentro del Grupo 1, donde se encuentran los contaminantes más peligrosos.

El lindano (hexaclorociclohexano, que también es un disruptor endocrino) es un Compuesto Orgánico Persistente, que se absorbe por cualquier vía, se acumula, es liposoluble, no se biodegrada y causa múltiples daños, como tumores o alteración del funcionamiento hormonal. Y es peligroso incluso a bajísimas concentraciones.

Este insecticida se utilizó mucho hace años para el control de plagas en agricultura y para el tratamiento de piojos y sarna en personas. Aunque se prohibió su uso en la UE, España es el país del mundo que tiene más zonas contaminadas con lindano. Y esto se debe a que las empresas productoras, como Inquinosa, depositaron durante años los residuos de su producción en vertederos no preparados y sin autorización. Las consecuencias de esos delitos las sufren personas de Barakaldo, donde 100.000 familias han estado expuestas durante años al lindano que contaminaba el agua potable de sus grifos; de Sabiñánigo, en cuyos vertederos Inquinosa abandonó de 115.000 a 160.000 toneladas de residuos tóxicos, amenazando al río Gállego y al Ebro; de Porriño (Vigo), donde se construyeron casas de protección oficial sobre un vertedero ilegal de lindano; y de Borobia (Soria), donde el pesticida escondido sale por los manantiales. Por cierto, ninguna empresa ha pagado la descontaminación de esas zonas.

La 9ª Conferencia Nacional de Disruptores Endocrinos, en el 13 Congreso Español de Salud Ambiental, celebrada en Cartagena en 2015, se centró en los altos niveles de exposición en nuestro país a Lindano, Ftalatos y BisfenolA, todos ellos disruptores endocrinos. El Catedrático de Medicina de Granada, Nicolás Olea, afirma que la exposición a Lindano en los 30 primeros días de gestación fetal causa cáncer en la edad adulta.

Según el Área de Toxicología Ambiental del Instituto de Salud Carlos III, los disruptores endocrinos se encuentran en concentraciones altas en la sangre de los españoles, orina, placentas de los recién nacidos. El 96% de los europeos tienen Bisfenol A y ftalatos en su orina. Existen suficientes estudios que los relacionan con pérdida de fertilidad, problemas de desarrollo, problemas en el sistema inmune, obesidad, problemas en el desarrollo cognitivo o cáncer en órganos dependientes de las hormonas, como cáncer de mama, testículos o tiroides. Pero en Bruselas los grandes lobbies de la industria petroquímica y pesticidas, como indica el informe “Un asunto tóxico”, “A toxic affair”, están interesados en el retraso de la legislación.

El informe “Ríos hormonados”, de Ecologistas en Acción y la organización Pesticide Action Network Europe (*), muestra la elevada contaminación por plaguicidas de las aguas superficiales de España, evidenciando que todas las cuencas contienen plaguicidas tóxicos. Valga como dato que el 70 % de los pesticidas detectados, como el lindano, el DDT…, fueron prohibidos hace años.

(*) http://pan-international.org/es/ 

Conclusiones:

En España, los efectos nocivos de los agroquímicos no están reconocidos como enfermedad profesional en el sector agrícola, según UGT, lo que dificulta su control estadístico. Las personas más vulnerables a los pesticidas son los trabajadores que tratan a diario con estos químicos, sin embargo, en España no hay asociaciones de profesionales víctimas del uso de pesticidas. En Francia ya existen ocho asociaciones.

Según el experto mundial en contaminación interna, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Autónoma de Barcelona, Miquel Porta, la contaminación química es silenciosa e invisible, pero se respira, se come y se bebe, y dicha contaminación puede ser la causa de enfermedades endocrinológicas, cardiovasculares, neurodegenerativas, cánceres o infertilidad…, por eso recomienda estas medidas para protegerse de la misma:

  • Comer menos y de más calidad. Si se puede, comprar alimentos ecológicos, que contienen menos plaguicidas y residuos industriales.
  • No calentar los alimentos en envases de plástico o en latas, porque los contaminantes migran al alimento con el calor. Utilizar más los recipientes de vidrio.
  • Evitar que los niños chupen el plástico.
  • No consumir champús, desodorantes, jabones, dentífricos y cosméticos que contengan ftalatos, parabenos…
  • Apoyar las políticas que disminuyen la contaminación externa (como mejorar el aire de las ciudades) e interna en el trabajo y la ciudad.
  • Que las AMPAS revisen la comida de los comedores escolares, para reducir envoltorio, plástico…, y se asesoren acerca de los envases y utensilios en los que se calienta la comida de sus hijos. Igual en comedores laborales y restaurantes.
  • Los cambios necesarios los deben hacer los legisladores y empresas, pero los ciudadanos influimos, ya que a unos les votamos y a otras les compramos. La acción colectiva e individual son necesarias para lograr que las administraciones prohíban determinadas sustancias químicas que son nocivas para la salud.

Tranquiliza saber que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) determinó, en un informe de 2017, que más del 97% de los alimentos de la UE analizados contenían residuos de pesticidas dentro de los límites establecidos.

Por último, como casi siempre pasa en los efectos del medio ambiente en la salud, están más expuestos a las sustancias tóxicas la gente pobre que la rica, como lo demuestran los estudios de Fernando Rodríguez Artalejo, de la Universidad Autónoma de Madrid, que ponen de manifiesto que la calidad de la alimentación depende mucho del poder adquisitivo de la familia.

Algunas referencias bibliográficas:
© Cayetano Gutiérrez Pérez

(Catedrático Física y Química, Divulgador Científico, Escritor, y Conferenciante) (disfrutalaciencia@gmail.com, @disfrutalacienc)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies