Virus de diseño sintéticos: ¿desde cuándo, hasta dónde?

En su libro “En el futuro. Perspectivas para la Humanidad”, publicado originariamente en 2018 (Princeton University Press) Martin Rees(*) presenta una concatenación de argumentos que adelantaban las claves fundamentales de lo que iba a pasarle al mundo en los años siguientes. Y de lo que tal vez le espera en los aún por venir. Los párrafos aquí seleccionados (comprendidos entre las págs. 57 y 67) proceden de la primera edición española, en Editorial Crítica (2019) con traducción de Joandomènec Ros.

<<El «primer esbozo del genoma humano» era “ciencia a lo grande”: un proyecto internacional con un presupuesto de tres mil millones de dólares>>.
     (….) <<Pero ahora hay una línea paralela: la capacidad más rápida y más barata de sintetizar genomas. Ya en 2004 se sintetizó el virus de la poliomielitis, un anuncio de lo que iba a suceder. En 2018, la técnica se halla ahora muy avanzada. Efectivamente, Craig Venter, el biotecnólogo y empresario estadounidense, está desarrollando un sintetizador génico que es, realmente, una impresora 3D para códigos genéticos>>.
      (…) <<Y los estudios de virus, realizados con la esperanza de desarrollar a partir de ellos vacunas mejoradas, tienen aspectos polémicos. Por ejemplo, en 2011, dos grupos de investigación, uno en Holanda y otro en Wisconsin, demostraron que era sorprendentemente fácil hacer que el virus H5N1 de la gripe fuera a la vez más virulento y más transmisble, en contraste con la tendencia natural, en la que estas dos características están correlacionadas negativamente. La justificación para realizar estos experimentos era que, yendo un paso por delante de las mutaciones naturales, sería más fácil preparar vacunas a tiempo. Pero, para muchos, este beneficio quedaba sobrepasado por los riesgos aumentados de la liberación accidental de virus peligrosos, más la amplia diseminación de técnicas que podrían ser útiles para bioterroristas>>.
     (….) <<En 2018 se publicó un artículo que informaba de la síntesis del virus de la viruela equina, con la implicación de que podía sintetizarse de forma parecida un virus de la viruela humana. Algunos pusieron en cuestión la justificación de dicha investigación, porque ya existe un virus de la viruela que es seguro y está almacenado; otros adujeron que incluso si la investigación fuera justificable, la publicación fue un error>>.
     (….) <<Me preocupa que cualesquiera normas que se impongan, sobre bases de prudencia o éticas, no podrán hacerse cumplir en todo el mundo, del mismo modo que no puede hacerse con las leyes sobre drogas o sobre impuestos. Aquello que pueda hacerse lo hará alguien, en algún lugar. Y esto es una pesadilla. En contraste con el equipo complejo, conspicuo y especializado necesario para crear un arma nuclear, la biotecnología implica equipos de pequeña escala y de uso dual. De hecho, el biopirateo es pujante, incluso como un pasatiempo y un juego competitivo>>
    
<<Por cierto, los efectos sociales secundarios debidos a una pandemia serían mucho mayores que en siglos anteriores. Las aldeas europeas de mediados del siglo XIV continuaron funcionando aunque la peste negra redujo a la mitad su población; los supervivientes se resignaban ante una mortandad masiva. En contraste, la sensación de que se tiene derecho a algo es tan fuerte en los países ricos actuales que se produciría una crisis en el orden social tan pronto como los hospitales quedaran desbordados, los obreros clave se quedaran en casa y los servicios sanitarios se vieran inundados.>>
     (….) <<La difusión de un patógeno liberado artificialmente no puede predecirse ni controlarse (….) Así pues, mi peor pesadilla sería un “solitario” desequilibrado con experiencia en biotecnología, que creyera, por ejemplo, que hay demasiados humanos en el planeta y no le importara quiénes o cuántos. El empoderamiento creciente de grupos (o incluso individuos) expertos en tecnología, ya sea bio o cibertecnología, supondrá un reto intratable para los gobiernos y agravará la tensión entre libertad, privacidad y seguridad. Lo más probable es que se dé un cambio social hacia más intrusión y menos privacidad. (De hecho, el imprudente desenfreno con que la gente introduce sus detalles íntimos en Facebook, y nuestra aquiescencia a la existencia de circuitos cerrados de televisión —videovigilancia— sugieren que un cambio de este tipo se encontraría con, sorprendentemente, poca resistencia).>>
     <<El bioerror y el bioterrorismo son posibles a muy corto plazo: en diez o quince años. Y, a más largo plazo, se agravarán cuando sea posible “diseñar” y sintetizar virus; el arma “definitiva” será combinar una elevada letalidad con la transmisibilidad del resfriado común.>> (Martin Rees)

Martin Rees
Martin Rees

(*)Martin Rees, profesor de Cosmología y Astrofísica en la Universidad de Cambridge y Astronomer Royal, fue rector del Trinity College y presidente de la Royal Society de Londres. Entre otras distinciones, ha recibido el Premio Einstein del Consejo Cultural Mundial.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies