11 Febrero 1873: LA PRIMERA REPÚBLICA ESPAÑOLA

No hubo que arrebatarle el trono a un rey: lo cedió gentilmente

La primera República española fue proclamada el 11 de Febrero de 1873; proclamada por la misma mayoría monárquica que media hora antes sostenía al rey Amadeo I de Saboya, que acababa de enviar a las Cortes un documento proclamando… su abdicación.
     Había sido la primera monarquía democrática en la Historia de este país si nos atenemos a que discurrió bajo la Constitución de 1869, que, aunque no promulgada, fue la primera que instauraba aquí el sufragio universal –masculino, entonces– y el Estado aconfesional. Pero Amadeo, al que todo el mundo había hecho la vida imposible, se iba dejando por escrito su “gran amor por esta España tan noble como desgraciada”. Otra frase de aquel día, esta vez de Emilio Castelar, resumía a las claras la situación: “Nadie trae la República; la traen las circunstancias”.

 

En plena insurrección cantonalista, algunos cantones imprimieron su propia moneda; esta lleva la leyenda: "Cartagena sitiada por los centralistas"
En plena revuelta cantonalista, algunos territorios, tras proclamarse independientes, imprimieron su propia moneda; esta lleva la leyenda: «Cartagena sitiada por los centralistas»

     La primera República española murió sin haber realizado muchos puntos del ideario con que nació, pero otorgó libertad de imprenta -por primera vez en la Historia de España- promulgó leyes para suavizar las increíbles condiciones de trabajo de mujeres y niños, elaboró un proyecto de reforma agraria, inició la sustitución del ejército por una milicia civil; instituyó los jurados populares, abolió la esclavitud, aún vigente en las colonias españolas de América, y, aunque sin conseguirlo, lo intentó también con la pena de muerte; el mayor defensor de esa iniciativa, Nicolás Salmerón, el tercero de sus presidentes, dimitió para no tener que avalar con su firma -como exigía la ley- varias ejecuciones inminentes.
     El más grave de los problemas que tuvo que afrontar el nuevo régimen fue el Cantonalismo. El movimiento insurreccional, emanado desde las regiones de Levante, desafió al gobierno republicano proclamando ciudades y territorios como cantones libres e independientes; el gobierno cantonal de Cartagena declaró la guerra al gobierno central de Madrid, algunos cantones se declararon la guerra entre sí, como Granada y Jaén. La insurrección fue combatida militarmente, con episodios de extrema dureza, hasta someter al último cantón, el de Cartagena.

Mapa de los principales focos de la insurrección cantonalista
Mapa con los principales focos de la insurrección cantonalista

     El 3 de Enero de 1874, día en que las Cortes iniciaban una votación que, previsiblemente, daría el triunfo a los federalistas, el general Pavía, que no pretendía derrocar la República, sino frenar a esa facción considerada extremista entonces, disolvió las Cortes y abrió paso, sin saberlo, a una dictadura y, después, al regreso de la monarquía borbónica. La intención inicial era formar un gobierno de concentración con todos los partidos, excepto cantonales y carlistas, presidido por Castelar. Pero éste se negó, el plan fracasó y dio paso a un gobierno heterogéneo presidido por el general Francisco Serrano, que, ya sin el control de las Cortes (disueltas a todos los efectos) más podía llamarse dictador que presidente. Lo fue hasta que…
     El 29 de Diciembre de 1874, un levantamiento militar encabezado por el general Martínez Campos puso fin a la primera República con la proclamación de Alfonso XII como rey, quedando así restaurada la monarquía borbónica en el hijo de Isabel II, que  había sido destronada –manu militari también- y exiliada en 1868,
     En los once meses que duró la República como tal, tuvo cuatro presidentes: Estanislao Figueras, Francisco Pi y Margall, Nicolás Salmerón y Emilio Castelar. La I República española no modificó el modelo bicolor (rojo y amarillo gualdo) de la bandera de la nación, pero el escudo heráldico quedó reducido a la mínima expresión, concentrado ahora en un óvalo, y suprimidas la corona real y todos los otros símbolos o emblemas de la tradición monárquica.

 

Bandera de la Primera República española

Bandera de la Primera República española


    La primera República española dio que hablar en el mundo: el poeta norteamericano Walt Whitman la saludó como “la faz lozana y clara de la libertad”; el escritor ruso Fiodor Dostoyevski llamó “bandidos” a los cantonalistas de Cartagena; el filósofo alemán Friedrich Engels le dedicó un libro analizándola con escepticismo: fue el primer historiador que intentó abordar con método científico el curioso caso de la primera República española. (DM)

 

Alegoría de la I República española, vista por sus contempráneos.
Imagen carátula: Alegoría de la I República española contemporánea a su proclamación.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies